Intervención en la toma de posesión de diversos altos cargos del Ministerio de Política Territorial y Función Pública

INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DE POLÍTICA TERRITORIAL Y FUNCIÓN PÚBLICA EN EL ACTO DE TOMA DE POSESIÓN DE DIVERSOS ALTOS CARGOS DEL MINISTERIO, 5.03.2021

[enlace al video]

Bienvenidas, bienvenidos a este Palacio de Villamejor que es la sede principal del Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

Para trabajar bien y obtener buenos resultados hay que tener una visión estratégica y global de la política, pero sobre todo hay que tener un buen equipo, un equipo preparado con experiencia capaz de trabajar conjuntamente. Los buenos equipos suman y hoy tengo la satisfacción de dar por completado un magnífico equipo.

Se trata de un equipo que en el caso de este Ministerio necesita dos ideas muy claras. Por un lado, la idea de un Estado como el nuestro que es un Estado de las autonomías, que es un Estado diverso y plural y que por lo tanto debe atender a muchos requerimientos.

Este es el Ministerio de los pactos, es el Ministerio de los acuerdos, este es el Ministerio de la cooperación, esa palabra como gobernanza que se está utilizando últimamente mucho, pero también la importancia trascendental y decisiva del papel de los servidores públicos. El papel de aquellos conciudadanos y conciudadanas nuestros que dedican lo mejor de su tiempo de su saber, de su entender, de su experiencia, al servicio de la comunidad.

Lo hacen a través de múltiples mecanismos de atención pública. Hemos llegado ya muy lejos, aunque algunos todavía se dejan arrastrar por el cliché de aquella idea del funcionario como un administrativo que trabaja con una mesita pequeña en un rincón oscuro.

Los servidores públicos son de muchos tipos. Un servidor publico es el que efectivamente trabaja en los servicios administrativos, pero también están los médicos, las enfermeras, los celadores, los camilleros, los diplomáticos, los policías, los militares, los bomberos y tantos y tantos ejemplos de dedicación y vocación, y este Ministerio es su casa.

Aquí está quien tiene la obligación de defenderlos frente a los problemas de la vida y, a veces, de dificultades derivadas de su actuación.

Por eso tocaba hacer un buen equipo. Tocaba hacer un buen equipo y, como no tengo abuelos, lo he conseguido.

Es un equipo muy bueno, creo que son los mejores. Es verdad que se producen en la administración estas cosas que algunos como habrán escuchado cuando se han leído su decreto de nombramiento pues empezaron a trabajar el 2 de febrero y estamos a 5 de marzo que es cuando han tomado formalmente posesión de su cargo, pero llevan ya trabajando desde entonces. Los quiero presentar: son Víctor, Alberto, Mar, Nacho y Olivié. Bienvenidos.

EvuHj1UWQAggtCw

Por orden de relación protocolaria primero va Víctor Francos. Es jurista. Es un gran trabajador y colaborador mío de hace mucho, mucho tiempo, pero hoy más conocido por haber sido director de gabinete del ministro Salvador Illa en esta dificilísima situación sanitaria. Yo creo que esto ha servido para que muchos que no lo conocían vieran su valía, su tenacidad y su capacidad de trabajo en situaciones muy, muy difíciles, muy duras, muy especiales.

Quiero también presentarles a Alberto Herrera que, al igual que Víctor ha estado ha estado en la primera línea de la lucha contra la Covid 19 en el Ministerio de Sanidad es joven pero tiene una dilatada carrera al servicio del interés público: estuvo ya en este Ministerio cuando era el Ministerio de la Presidencia y de las Administraciones Territoriales, fue subdirector general de servicios de la inspección de servicios de la administración periférica del Estado

Quiero presentarles también a mi directora de gabinete, Mar Román. También tiene una larga trayectoria como servidora pública. Empezó a los 25 años siendo diputada autonómica en Andalucía. Ha sido concejala y asesora en diversos gabinetes ministeriales en Industria, Justicia y Economía, lo cual le da la experiencia y el perfil necesario para ejercer como directora de mi gabinete.

Les presento también a Nacho de Loyola. Es el nuevo secretario general técnico y pertenece al cuerpo superior de administradores civiles del Estado y estuvo ya también en este Ministerio como subdirector general de la inspección de servicios de la administración periférica del Estado. A lo largo de este año ha sido secretario general técnico del Ministerio de Sanidad.

Por último, Olivié Bayón, que es muy amigo mío y servidor público. También ha estado en Sanidad como jefe de gabinete del secretario general de información e innovación del Sistema Nacional de Salud.

Y, si me lo permiten, ¡hemos incorporado mucha salud a este Ministerio! Hemos aprovechado experiencias adquiridas de momentos muy difíciles en lugares muy delicados.

No sería justo que olvidara a una parte del equipo que ya estaba aquí. Se trata de una parte del equipo que ha demostrado desde este Ministerio su buen hacer. Son muchos, pero si me lo permiten voy a resumir en los dos secretarios generales: una de coordinación territorial, Miriam Álvarez, y el otro, de función pública, que es Javier Rueda, que también nos acompañan.

Hemos hecho pocos cambios. ¿Por qué? Miren una cosa, es que han visto que en este Ministerio la rotación de los ministros a veces ha sido corta. Yo creo que merece la pena que los equipos al menos sí sean estables para garantizar que las grandes orientaciones tanto en materia de política territorial como de función pública se mantengan en el tiempo.

Las reformas necesitan tesón, necesitan permanencia, necesitan tenacidad, como el propio Estado las necesita. Por lo tanto, me complace decir que a pesar de que hoy hemos nombrado a 5 personas, pero el grueso del equipo de este ministerio y de las instituciones que de él dependen se va a mantener.

Y es verdad que hablábamos mucho de la pandemia, sobre todo en atención a lo que ha sido la experiencia en el último cargo de quienes hoy toman posesión. Nos ha puesto a prueba a todos, pero a mí me gusta incluso en las situaciones problemáticas sacar alguna conclusión positiva. Y si la pandemia ha demostrado algo es que juntos somos más fuertes y que colaborando trabajamos mejor. Es desde esa constatación que queremos implementar todavía más esta dimensión de Estado federal.

Tenéis experiencia, en la Administración, desde luego más que yo. Sabéis que terreno pisáis, habéis demostrado solvencia, habéis demostrado rigor. Por lo tanto, estoy convencido de que seréis una aportación fundamental y por eso me he permitido el lujo de decir que es un magnífico equipo.

Pero quiero aprovechar también para disculparme ante vuestras familias. Es verdad que el servicio público implica algunos sacrificios y algunas dificultades que no sólo se proyectan en quienes desempeñan la labor, sino en sus familias. Y entenderán perfectamente que me refiera en este caso a quienes no viven en Madrid y que por lo tanto tendrán que compaginar esta labor con familiares que viven lejos. Y, si mi permitís a dos buenas amigas, a Ana Díaz y a Virtu Morón, pedirles disculpas por anticipado.

Cuento con vosotros, tenemos tantas cosas que resolver. Siempre hay cosas por resolver, en la Administración. Nadie puede pensar que la labor se acaba un día. Pero hay algunas que estos días están ocupando espacios en los medios de comunicación, la de la temporalidad de los interinos. La oportunidad, sobre la que Javier viene trabajando ya hace tiempo de reformar el Estatuto básico del empleado público. Y además ahora con una cierta urgencia o presión adicional porque la propia UE nos dice que es una cuestión que debemos resolver.

Vamos a reformar ese Estatuto Básico, la semana que viene ya tenemos las primeras reuniones con los sindicatos. Sabéis que estamos hablando de trabajadores que, muchos de ellos, muchas de ellas, ejercen una labor que aquí llamamos estructural, pero que, en cambio, su relación contractual es interina y no por lo tanto no son titulares de una plaza fija.

Para un trabajo fijo, necesitamos un contrato fijo, necesitamos fijeza. Define perfectamente lo que necesitamos. Y entonces quiero lanzar aquí un mensaje a los trabajadores de la función pública a los servidores públicos: somos conscientes de este tema y desde luego vamos a abordarlo.

Todo el mundo debe saber que es un problema que alcanza al conjunto de las Administraciones. Yo que ahora he empezado a profundizar en él, pues he visto que en la AGE se producen casos de esta temporalidad, pero mucho menos que en otros ámbitos de la Administración. Y hoy probablemente son las Comunidades Autónomas las que concentran ese problema en mayor medida, y en concreto es en los servicios de salud y educación donde se produce más esa circunstancia. También en otros, en la justicia, en la investigación, en la ciencia.

Vamos a abordar esa cuestión de acuerdo con las Comunidades Autónomas, las Entidades Locales, y de acuerdo, espero que así sea, con los sindicatos que representan al conjunto de los trabajadores de la función pública.

Vamos a hacerlo, lo haremos. No será inmediato, pero desde luego en esta legislatura deberíamos culminar ese proceso. Un proceso que impida que de cara al futuro se sigan acumulando casos de temporalidad injustificada y que además resuelva la cuestión de aquellos y aquellas que llevan trabajando en la Administración desde este puesto de interinos y que tienen todo el derecho a que se les atribuya en permanencia una plaza.

Este es uno de los problemas y el que ocupa más la atención de los medios. Pero también hay otros temas derivados de la mejor colaboración posible con el resto de Administraciones. Este es el Ministerio de los pactos, de los consensos

Y quiero destacar la actitud con la que aborda los problemas la secretaría general de coordinación territorial. Mirad, yo llevo aquí cinco semanas, pero en ese periodo he firmado ya trece acuerdos que han evitado llevar al Tribunal Constitucional conflictos de competencias, 13. También he firmado una solicitud para interponer un recurso de inconstitucionalidad, y ha hecho mucho más ruido el recurso que los acuerdos.

Una de las cosas de este Ministerio es que cuando actúa y actúa bien no se sabe, porque ha evitado un problema, y son los problemas y los conflictos los que hacen más ruido, pero quiero que sepáis que nuestra ratio es muy buena, resolvemos muchos más conflictos de los que finalmente hay que llevar al Tribunal Constitucional. También hay que quitar a veces el dramatismo con el que algunos presentan los recursos frente al alto tribunal porque este es el Estado de las Autonomías, es un tipo de Estado federal que entre otras cosas se define por la existencia de diversos niveles de gobierno y cuando entre diversos niveles de gobierno hay un conflicto, un desencuentro, hay una perspectiva distinta, finalmente, si no conseguimos llegar a un acuerdo hay que recurrir al árbitro y el árbitro no es otro, y así lo establece la Carta Magna, que el TC. Por lo tanto, lo nuestro es buscar acuerdos, esta cogobernanza, cooperación, colaboración, en definitiva, el federalismo.

Que a nosotros nos pasa como a aquel personaje de Molière que hablaba en prosa, pero no sabía que lo hacía.

Pues los autonomistas de verdad están practicando el federalismo de verdad. Y es verdad que cuando se promete el cargo, lo prometemos con lealtad al Rey y que cumpliremos la Constitución, pero podríamos decir también la Constitución y los Estatutos de Autonomía de las CCAA y de las Ciudades Autónomas, que son precisamente por la Constitución parte del bloque de constitucionalidad de nuestro Estado.

Quiero sumar a todas las administraciones a este enfoque que para mí es un enfoque federal, de cogobernanza, también a las administraciones locales. Este es el Ministerio de Política territorial, por lo tanto, su labor no se ciñe, ni muchos menos solo a la relación entre el Estado y las Autonomías. Esta también es la casa de los Ayuntamientos, y, por lo tanto, yo voy a dedicar lo mejor de mi experiencia, de mi saber, entre otras cosas porque fui concejal antes que ministro, a fomentar esa cooperación y en contacto muy estrecho con la Federación Española de Municipios y Provincias que es quien en estos momentos mejor representa esa sensibilidad y esa realidad.

Los Ayuntamientos, a veces, han sentido que no se les tenía en cuenta como a las Comunidades Autónomas. Eso no es justo, porque lo que se creó a partir del año 78 como algo novedoso en el diseño de la arquitectura del Estado, eran las Comunidades Autónomas y, por lo tanto, el desarrollo del título octavo tenía que ocupar necesariamente los años de consolidación democrática. Ahora bien, eso no nos habilita para negligir el papel de los Ayuntamientos que son quienes en primera línea han de responder antes que nadie a las demandas de los ciudadanos y para ello deben contar con las competencias y los recursos necesarios. Deben tener más poder y seguir garantizando la proximidad y la transparencia.

En ese sentido también, uno de los temas que también me he encontrado pendientes, pero ya muy trabajados por parte nuestra, es el Estatuto Básico de los Municipios de Menor Población. Nosotros queremos darles a los pequeños municipios más facilidades para ejercer sus funciones y también por ello a aminorar los efectos de despoblación del conjunto de España. Es una tarea pendiente a la que nos vamos a dedicar hasta conseguir ese objetivo de aprobación de ese Estatuto por parte de las Cortes Generales de ese Estatuto.

Vivir en un pueblo tiene ventajas, pero también algunos inconvenientes en materia de servicios, en materia de capacidad de las Administraciones Locales, particularmente reducidas y vamos a trabajar para que eso no suceda así, no sólo a través de este Estatuto básico, sino modificando la ley de contratos y otras normas que afectan al funcionamiento de las Administraciones. Por lo tanto, trataremos de hacer lo posible para que los servicios públicos, preste quien los preste, sean adecuados, eficaces, para resolver los problemas que tienen los trabajadores públicos, los ciudadanos, al reforzar esa colaboración entre las administraciones.

No me cansaré de decir que nuestra divisa es el diálogo, la negociación y el pacto. Diálogo, negociación y pacto.

Diálogo con los servidores y servidoras públicas, diálogo y negociación con comunidades autónomas, ciudades autónomas, otras entidades locales y con las comunidades autónomas en primer lugar porque hoy son núcleos de decisión política, quienes prestan servicios tan relevantes como educación y sanidad.

Por lo tanto, venimos aquí a fortalecer el Estado de las Autonomías y la visión autonómica del Estado, desde una visión que he de decirles que es federalista. Nosotros creemos que en el federalismo encontraremos las soluciones para mejorar los mecanismos de cooperación, de cogobernanza Y, no sólo hemos venido a compartir, sino también a servir desde la propia Administración del Estado y desde este Ministerio para servir mejor a todos y cada uno de nuestros conciudadanos. Solo desde luego no lo haría, pero con el equipazo que hemos montado, seguro que vamos a prevalecer y vamos a ganar ese combate que al final es el mejor servicio a los ciudadanos, y las Administraciones deben acostumbrarse a poner esa cuestión en el centro de su preocupación.

El problema de cómo nos organizamos siempre hay que resolverlo de una forma, que es de la manera en que mejor sirvamos a la ciudadanía y eso es a lo que en este Ministerio nos vamos a dedicar.

Muchas gracias.

About Miquel Iceta

Primer secretari del PSC

Posted on divendres 5 Març 2021, in General. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Els comentaris estan tancats.