Notícies i articles

Us recordo que gairebé cada dia recomano articles a través de Twitter i de la meva pàgina a Facebook. Aquí hi trobareu les meves intervencions més recents, i aquí accediu al meu Arxiu. Ho trobareu tot plegat al meu web personal miqueliceta.cat

Discurso de toma de posesión de Miquel Iceta como Ministro de Cultura y Deporte

DISCURSO DE TOMA DE POSESIÓN DE MIQUEL ICETA COMO MINISTRO DE CULTURA Y DEPORTE, 12.07.2021

[enlace al vídeo]

Buenos días, bon dia, egun on, bos dias,

El caracter plurilingüe de España aconseja practicar un federalismo cultural y desde luego yo me presto a ello.

Gracias ministro, porque me va a tocar culminar tu trabajo en tantos terrenos. Siempre hay un punto de injusticia, digamoslo así, que uno recoge los frutos que ha sembrado otro después de arar la tierra, de separar las piedras, de vencer obstáculos y por lo tanto querré verte mucho, ministro. No solo por el consejo, que desde luego. También por la presencia, por la calidez, por la humanidad, por la cercanía, por la honestidad de un hombre que probablemente no pudo hacer todo lo que quería, entre otras cosas, porque como todos los ministros y ministras se ha enfrentado a una pandemia durísima.

Por tanto, gracias por tu afecto, tu amistad y por lo mucho que quiero seguir sacando de ti.

Asumo esta responsabilidadcon ilusión, con humildad y un sentido de la responsabilidad importante. Miré la lista de ministros de Cultura y los de Educación y Cultura que me han precedido y cada vez me encogía más: Jorge Semprún, Javier Solana, Jordi Solé Tura, Ángeles González Sinde, Carmen Alborch, Carmen Calvo, José Manuel, José Guirao, Íñigo Méndez de Vigo, en alguna etapa de su trayectoria política, Cesar Antonio Molina. Al final de esa nómina se ve uno pequeño. No quiero generar falsas expectativas. No llegaré a estos niveles, pero el estímulo sí lo tendré para esforzarme cada día, para inspirarme en lo que quiero y para intentar llegar siquiera a la mitad del camino que ellos recorrieron.

Es verdad que cuando digo esos nombres siempre nos duelen más los que nos faltan. Cuando hablo todavía de Carmen Alborch siento un estremecimiento. La imposibilidad de imaginar un mundo en el que ella no está, cómo lo iluminaba, como nos ayudó a todos en tantas cosas. Por no hablar de Jordi Solé Tura, padre de la Constitución, maestro y también compañero.

Estos nos faltan. Pero la cultura también es memoria. Y les diré, hablaba de responsabilidad, de humildad. Es que cultura y educación son los instrumentos importantes de progreso social y de igualdad de oportunidades. Y por tanto quien se acerca a ellos desde una vocación de servicio público siente un enorme respeto.

No les conozco a la mayoría pero sé que nos acompañan representantes de la cultura, de los deportes, de los medios. Espero trabajar con todos. A uno sí le conozco y quiero nombrarlo. Es el presidente de RTVE. Vamos a tener que trabajar mucho juntos. Todavía creo que me gustaban los libros por aquel programa que se llamaba Biblioteca Nacional y que tenía una sintonía de Vainica Doble que decía “todo, todo, todo está en los libros”. Efectivamente, TVE ha de seguir siendo ese motor de cambio, mejora, promoción y fomento de la cultura y el deporte.

He intentado buscar definiciones de cultura y al final había tantas que me he mareado. Me he hecho una mezclando varias: la cultura es lo que respiramos juntos, lo que nos convierte en comunidad. Unidos en la diversidad, libres, para ser quienes somos. Para compartir, para construir, para debatir. Para disentir, para enseñar y para aprender. Solo un país culto puede ser un país libre. La cultura es lo contrario a la barbarie.

La cultura implica entre otras cosas tolerancia, respeto y convivencia. Y en ese sentido y aun hoy, y por mucho tiempo, no puedo dejar de pensar en Samuel Luiz, ese joven gallego de 24 años asesinado brutalmente, victima de la violencia, del odio, de la intolerancia y, sí, de la homofobia. Yo reivindico como seguramente todos ustedes la cultura frente al odio. Y por lo tanto, a más cultura más conseguiremos aislar hasta erradicar las violencias cuya única base es el desprecio o el odio al diferente.

Cultura es memoria. Cultura y civilidad. Cultura para la mediación, para construir puentes, para establecer conexiones afectivas. Para tener una mirada limpia, que rompa prejuicios y que abra puertas.

Cultura y deporte. Hay quien se extraña de que estas dos dimensiones vayan juntas. Yo no. Bueno, no tiene mérito, me las he encontrado juntas, para qué vamos a discutir. Pero no consideran ustedes que colaborar y competir para ser mejores tanto individual como colectivamente tiene mucho que ver tanto con la cultura como con el deporte?

Me iba diciendo mucha gente estos días, “no te olvides del deporte”. Seguramente porque saben, como es de ver, que el deporte no ha supuesto una dedicación importante. Pero no quiere decir que no haya habido admiración por los deportistas y las deportistas por ese querer llegar más lejos, más rápido, más alto.

Deporte para mí, y perdonen la de debilidad, era Alfredo Pérez Rubalcaba, deportista mucho antes que político. Por tanto, le voy a recordar, como tantas veces, hoy en el día de mi toma de posesión. Y luego, unos tios abuelos que han salido en los medios, a quienes agradezco que hayan buceado en la historia familiar descubriendo cosas que ni la familia sabiamos, pero que nos llenan de orgullo y que siempre marcan esos hitos en los que conviene fijarse. El tio abuelo más futbolero, los dos lo eran, fue también miembro del equipo olímpico de pelota vasca en las olimpiadas de París. Los franceses intentaron asegurarse una medalla e introdujeron la pelota vasca como disciplina deportiva. Para su pena, supongo, la medalla de oro se la llevó España porque tenía un buen equipo, entre otros formado por un tio abuelo futbolista que también jugaba a ese deporte.

Me perdonarán que busque también su sonrisa y una cierta complicidad. Pero es que venimos de un tiempo muy complicado. Tanto la cultura como el deporte han sufrido una pandemia de forma especialisima. Curiosamente también nos han proporcionado refugio durante la pandemia. Pero han sufrido, como ha sufrido el ministro de cultura y deporte, que se ha visto muy limitado en sus posibilidades debido a esto.

Cultura y deporte nos han acompañado en este tiempo excepcional, y por tanto es justo que reciban un reconocimiento, pero también un renovado impulso. Y quiero decirles, no podemos empezar mejor, en presencia de la ministra de Hacienda y Función Pública. (risas) Veo que me han entendido bien. No hace falta que me extienda. Como se dice ahora, ahí lo dejo. Pero también les emplazo a que ese renovado impulso a la cultura y al deporte nos convoque a todos.

Tenemos también que hablar de España. Hay gente a la que le cuesta. A mí no. Entre otras cosas, intento siempre llevar el escudo de España. No he visto cosa más inclusiva, integradora, más diversa y más potente que nuestro escudo.

Somos una gran potencia cultural y deportiva en el mundo. Debemos serlo más. No debe ser prudente decirlo pero yo creo que podemos, estamos en condiciones de ser una gran súper potencia cultural y deportiva. Y creo que las bases están. Las gentes están, la sensibilidad está. Lo que hemos de promover es que con cooperación, confianza, con ayuda, consigamos llegar todos más lejos.

Somos un país de creadores y de creadoras. Tenemos una lengua común vital, poderosa, internacional. En España conviven varias lenguas. Yo creo que esa es otra de nuestras riquezas y que nos debería estimular. Pero desde luego yo no quiero descuidar la enorme importancia de la lengua castellana en America Latina y en los EEUU. Tenemos un deber de mantener esa llama, ese fuego, esa pasión que nos ha hecho gozar de la literatura iberoamericana y de tantas y tantas cosas y que además nos permite enlazar con nuestros pueblos hermanos de America Latina.

Es verdad que cuando hablamos de cultura, cuando hablamos de deporte, solemos pensar en las primerísimas filas, en los que ganan los trofeos, en los que nos traen las medallas, en los que nos hacen reir, disfrutar, pensar y llorar a todos desde un escenario. Pero creo que merece la pena recordar también a la cultura y el deporte que se hacen desde abajo. Desde asociaciones, grupos más o menos informales, asociaciones de base y también pensemos en equipamientos deportivos y culturales locales. Sin desatender por supuesto grandes instituciones culturales y deportivas, nuestro estandarte, pero sabiendo que sin esa cultura y ese deporte escolar, de base, no valdría de nada tener grandes instituciones porque probablemente serían edificios vacíos. Precisamente los llena la gente que desde muy joven, muy pequeña, se ha ido iniciando en este mundo. Es verdad que en estos momentos yo formo parte de un gobierno. Quiero agradecer al presidente su doble confianza, como ministro de Política Territorial y Función Pública y ahora como ministro de Cultura y Deporte, porque me permite compartir un proyecto que va más allá de las competencias de cada uno.

Queremos llevar a España tan lejos como sea posible. Y para eso nos hemos dotado de un instrumento con ese nombre tan… Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. España puede y debe. Y también ese plan contempla la cultura y el deporte. Para impulsar las industrias culturales. Es verdad que a veces a algunos todavía nos cuesta decir industria cultural, porque le hemos dado a la cultura solo una perspectiva humanista y a veces nos cuesta verla también como un sector económico, de proyección y de poder muy muy relevante.

Tenemos un proyecto para hacer de España un hub audiovisual. Tenemos una industria audiovisual potente pero lo debería ser más. Necesita más dimension, más digitalización, más internacionalización.

También forma parte de ese plan el fomento del deporte. La lista de cosas en marcha es tremenda. Estatuto del artista, derechos de autor, digitalización, mecenazgo, innovación, apoyo a los creadores y creadoras, incentivos fiscales. Tantas y tantas cosas que están en marcha, que están en reflexión, que están en conversación, que están en diálogo. No hace falta que les diga que yo del diálogo, la negociación y el pacto he hecho algo más que un lema. He hecho una manera de entender la política y seguiré practicándolos desde este ministerio.

En 5 meses en el Ministerio de  Politica Territorial y Función Pública y gracias también a la ministra de Hacienda, hemos conseguido trenzar acuerdos muy relevantes en función pública, con el teletrabajo y en intentar atajar la temporalidad.

Por lo tanto, yo seguiré en esa línea. Ahora más todavía si cabe con las CCAA, las ciudades autónomas y el mundo local. Y también para intentar seguir fomentando lo diverso. Porque desde lo diverso podremos fortalecer también el orgullo colectivo. Nuestros creadores, nuestras creadoras, con independencia de la lengua española que utilicen, son patrimonio de todos y ningún español debería renunciar a ninguna de esas expresiones, a ninguna de esas riquezas que como país tenemos el orgullo de albergar.

Lo he dicho alguna vez. Nosotros debemos sentirnos muy orgullosos de nuestra diversidad. Pero también hemos de sentirnos fuertes en nuestra unidad. La combinación de esos dos elementos yo creo que nos hará imbatibles.

Hablábamos de cultura y no quiero dejar de hablar de libertad. Porque la libertad (la frase no es mía) es una librería. Y la libertad también es un escenario. Es el lugar donde se concitan las emociones, los saberes y esa capacidad innovadora de las gentes. Y nosotros tenemos ahí muchas librerías. Deberíamos tener más, porque algunas no han sobrevivido a la pandemia, y tenemos muchos escenarios de todo tipo y un patrimonio cultural, musical, artístico e histórico que no nos lo acabamos y en gran medida aún lo desconocemos. He de reconocer en esto que cuando salgo al extranjero tengo una obsesión por visitar los museos de ciudades nuevas. Tenemos aquí los mejores museos del mundo y no siempre tenemos esa voluntad tan firme de descubrirlos y redescubrirlos, porque un museo cada mes cambia. Es otro. Basta ver el Museo del Prado, que tuve la ocasión de visitar hace poco con el presidente de su patronato, Javier Solana.

Desde el respeto, y en presencia del ministro, a la labor realizada, yo espero acrecentarla y mejorarla, escuchando a todos. Contando con todos. Resolviendo problemas. Y no olvidando (sé que puede resultar polémico, quizá no compartido) que la cultura es también un servicio público. Tenemos que garantizar el acceso real a las artes y al patrimonio. Debemos estimular el talento creativo, la formación artística desde la escuela y a lo largo de la vida. No les escondo, me gustaría vivir en un país con más lectores y lectoras, que los que leen lean más y los que todavía no lo hacen empiecen a hacerlo y abrir puertas y ventanas a los infinitos mundos que encierra la literatura.

Quiero un país con más cultura, con más deporte. Y es verdad, debemos potenciar, y soy un contraejemplo, la práctica deportiva. Desde las escuelas, al deporte de competición. Y vamos a hacerlo. Y por lo tanto acabo con esa mención al deporte de competición. Creo que me uno al deseo de todos de que nuestros atletas, nuestras atletas tengan los mayores triunfos en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Con ellos y con ellas todos debemos aspirar a ser más rápidos y más fuertes. A llegar más alto. Y acabo: estimulando el deporte femenino, que para muchos está siendo un descubrimiento. Y desterrando también del deporte la homofobia. Con eso llegaremos a tener el país que queremos.

Muchas gracias.

Discurso de presentación del acuerdo con los sindicatos para atajar la temporalidad en las administraciones

El lunes día 5 de julio en la sede del Ministerio de Política Territorial y Función Pública se presentó el Acuerdo para atajar la temporalidad en las administraciones públicas suscrito con Comisiones Obreras (CC.OO.), Unión General de Trabajadores (UGT) y Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

El martes día 6 de julio el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto Ley 14/2021, de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público.

A continuación encontraréis el discurso que pronuncié con motivo de la presentación del mencionado acuerdo con los sindicatos (aquí podéis verlo en video).

Amigas y amigos,

Representantes de los medios, representantes sindicales… estamos ante una firma importante, ante un acuerdo importante. Todo acuerdo tiene su importancia.

Yo definí este Ministerio, el día que tomé posesión, como la casa de los pactos. Ese era mi deseo, mi voluntad. Y hoy esa voluntad, ese deseo, se demuestra en la práctica con un acuerdo muy relevante.

Es un acuerdo que, como ministro de Política Territorial y Función Pública, como representante del Gobierno de España, suscribo con CCOO, UGT y CSIF.

Es un acuerdo que ha sido posible gracias al talante negociador de estos sindicatos, a su fuerza reivindicativa y también a su sentido de la responsabilidad, a un verdadero sentido de Estado.

Con este acuerdo pretendemos atajar drásticamente la temporalidad, que afecta desde hace ya mucho, demasiado tiempo, a muchos empleados y empleadas públicas.

Como en tantas cosas no nos ponemos de acuerdo en cuándo empezó el problema, pero los que llevan más tiempo siguiéndolo de cerca me dicen que al menos doce años, desde la crisis del año 2008 y sus consecuencias.

¿Por qué lo hacemos? Lo hacemos por razones de justicia, de justicia con tantos empleados y empleadas públicos que han sufrido una situación incierta de temporalidad.

Lo hacemos también porque creemos en la Función Pública, en lo público, en los servidores y servidoras públicos.

Lo hacemos también porque respetamos las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y los criterios de nuestros propios tribunales.

No sería justo que olvidará en este momento rendir tributo también al equipo negociador del ministerio: el secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, Víctor Francos; el secretario general de Función Pública, Javier Rueda; y a la directora general de Función Pública, Isabel Borrel.

Pero tampoco estaría completa la nómina de personas que han hecho posible que hoy podamos suscribir este acuerdo sin mencionar a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; a la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz; y a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

Este es un acuerdo sí, sectorial, dirán algunos. Pero es un acuerdo político-social-económico-sindical que suscribe el Gobierno de España. Que hemos trabajado conjuntamente sabiendo que era un problema que se había acumulado, como les decía, a lo largo de mucho tiempo, que se había llevado por delante muchas ilusiones y muchas esperanzas, que perjudicaba el funcionamiento óptimo de las Administraciones Públicas y que las afectaba a todas ellas: desde la Administración General del Estado, a las Comunidades Autónomas y a las Entidades Locales.

¿En qué consiste este acuerdo? Se puede explicar de muchas maneras y sin duda lo harían mucho mejor quienes han participado directamente en la negociación y los responsables de los tres sindicatos que lo suscriben. Pero yo les diré que, desde mi punto de vista, puede resumirse en dos grandes cuestiones.

Una primera. A partir de la reforma del Estatuto Básico del Empleado Público ninguna persona podrá ocupar con carácter interino una plaza estructural de la Administración por más de tres años. Por lo tanto, se ha acabado el encadenar contratos, interinidades indefinidas y sine die. Eso no es ni bueno para la Administración ni justo para las personas.

Y en segundo lugar. Buscamos una solución práctica, justa y que cumpla escrupulosamente con la legalidad a los cientos de miles de personas que ocupan en estos momentos puestos de carácter estructural pero han llegado a ellos encadenando, a veces, diversos periodos de interinidad.

A ellos les ofrecemos la posibilidad de presentarse a concursos y oposiciones en los que su experiencia contará un 40%, a que las Administraciones tengan mucho margen para el diseño de esas pruebas, para garantizar que toda aquella persona que realmente crea y tenga vocación pública y que tenga las capacidades, las aptitudes y la actitud de servicio publico pueda quedarse en la Administración.

Y les ofrecemos también, en el caso de que no superen ese proceso, una compensación económica por el daño que de forma, seguramente de forma involuntaria pero cierta, han sufrido por el hecho de encadenar esas interinidades durante tanto tiempo y que hayan vivido con esa incertidumbre.

Intentamos frenar el problema de cara al futuro. No nos volverá a pasar. Y espero que los próximos ministros de Política Territorial y Función Pública no tengan que lidiar con el problema de centenares de miles de personas que se han visto sometidas a un régimen que no es justo.

Espero por lo tanto que la Función Pública saldrá fortalecida y también espero que todas aquellas personas que han dedicado tanto tiempo, lo mejor de su saber, sus capacidades y su experiencia, puedan quedarse en la Administración desarrollando como hasta ahora sus funciones.

Pero han de saber, todo el mundo debe saber, que el acceso a la Función Pública en España ha de cumplir tres criterios: el de igualdad, mérito y capacidad.

Igualdad quiere decir que todo ciudadano español, toda ciudadana española, tiene derecho a presentarse a pruebas para acceder a la Administración. Ese derecho no se le puede vedar a nadie. Pero al mismo tiempo hemos encontrado una solución, que creemos, pondera con justicia lo que han hecho tantas y tantas personas a lo largo de tanto tiempo.

La mayoría de las personas los conoce aunque igual no saben cuál es su situación administrativa. Son sus doctores y doctoras, los maestros y las maestras de sus hijos, quienes limpian los edificios públicos, también los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Son bomberos, son guardias forestales, gente de todo tipo y condición que por diversas razones no han podido culminar su proceso de acceso a la Administración en condiciones de estabilidad.

A ellos también nos dirigimos. Para decirles, que no vamos a cometer ninguna injusticia con ninguno.

Vamos a llamar también a las Administraciones, a hacer posible que no se pierda ni un átomo de capacidad en los servicios públicos. Porque son personas que, además de su capacidad, que algunos incluso pudieron demostrar en su día a través de algún proceso de acceso, sobre todo nos han demostrado con su experiencia y trabajo diario lo que valen, lo que saben y lo que pueden.

Creemos haber acertado en la solución, eso solo nos lo podrá decir el tiempo. Pero lo que si puedo decirles claramente, sin ningún tipo de tapujo, es que el trabajo realizado por los equipos negociadores y por los tres sindicatos firmantes merece respeto por parte de todos.

Les diré una cosa que no sé si gustará: ningún sindicato tiene la obligación de suscribir un acuerdo en el que no cree. Algunos pueden pensar que están arriesgando su posición en la medida que pueden haber cedido alguna reivindicación que no haya sido atendida en este acuerdo. Esto me hace valorar todavía de forma más extraordinaria su esfuerzo, su voluntad, su compromiso público. Por eso no estamos frente a un acuerdo más. Aquí no estamos subiendo los salarios de nadie, ni mejorando las condiciones laborales de nadie. Estamos pensando en las personas que fueron sometidas a un proceso de incertidumbre que debe acabar. Y estamos pensando en una Función Pública que será tanto mejor cuanto más estable y profesional funcione.

Yo solo tengo palabras de reconocimiento y agradecimiento. Llevo en este Ministerio poco más de cinco meses. Desde el primer día, nos venimos dedicando a muchas cosas pero no les extrañará si les digo que ésta, precisamente ésta, es la que ha ocupado más horas, más tiempo, más reuniones, más preocupación. Y puedo decirles, que el resultado de esta negociación desde luego es bastante distinto al que planteamos al principio.

Quiero decirles, la fuerza reivindicativa de los sindicatos que lo suscriben se ve en todas las paginas de este documento. Y también les diré, el Gobierno tenía una obligación frente a los tribunales, frente a la UE, pero también frente a la sociedad española. Creemos estarla cumpliendo con fidelidad y con eficacia con el acuerdo que les presentamos hoy.

Muchas gracias

Declaración del Presidente del Gobierno sobre el Reencuentro

Enlace a la transcripción de la Declaración del Presidente del Gobierno en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona sobre el Reencuentro, 21.06.2021

Intervención en la Comisión de Política Territorial y Función Pública

Comparecencia de Miquel Iceta en la Comisión de Política Territorial y Función Pública del Congreso de los Diputados (18.03.21)

Muchas gracias Presidenta, buenas tardes a todas y a todos. Para mí es un gran honor comparecer ante esta Comisión, y como es la primera vez que lo hago quiero subrayar mi respeto hacia el Parlamento, hacia esta Comisión y hacia todos sus integrantes.

Para mí, la primera comparecencia es importante porque es la que señala prioridades y traza caminos, y quiero que sepan que voy a tener muy en cuenta el trabajo que hace esta comisión y el que podemos hacer juntos en el futuro, no solo en el día de hoy. Este ministerio es el de la cooperación, el de los pactos, y los pactos que se establecen en sede parlamentaria tienen una relevancia muy importante.

Formo parte de un Gobierno comprometido con el diálogo, que vamos a mantener esa oferta permanente a todos los grupos y administraciones con independencia del color político de sus gobiernos, porque creemos que es la mejor manera de avanzar, y en las Cortes se expresa la pluralidad de los puntos de vista y los proyectos políticos y es la representación más genuina de la voluntad ciudadana.

Por tanto, me pongo en primer lugar a disposición de todas y todos ustedes, les ofrezco toda mi colaboración, con voluntad de acuerdo y con disposición a aceptar tanto críticas como propuestas, porque de ellas se derivará una mejor acción colectiva.

Quisiera subrayar dos aspectos esenciales de mi función como ministro, que creo que la lucha contra la pandemia ha subrayado de forma especial. En primer lugar, la importancia de los servidores públicos, de las trabajadoras y trabajadores de las administraciones públicas, que han demostrado con su labor comprometida mucho más allá de sus obligaciones por qué es necesario contar con unos servicios públicos suficientemente dotados y eficaces.

Si algo ha puesto de manifiesto la emergencia sanitaria es la importancia de lo público, de la función pública y de la gestión pública, para dar respuesta a lo extraordinario, porque hemos visto que lo excepcional desde luego puede ocurrir.
Más que nunca, y lo debemos tener muy presente, cuando reducimos recursos de los servicios, de las administraciones, de la pieza esencial de los servicios públicos, como son sus trabajadores y trabajadoras, estamos debilitando nuestra capacidad de respuesta ante situaciones como la del coronavirus, con todo lo que ello implica.

Señorías, a la hora de la verdad, lo único que nos separa del desastre es lo público.

En segundo lugar, nuestro Estado se sostiene en valores democráticos, que se encarnan en el diálogo, la negociación y el pacto, imprescindibles para el desarrollo del Estado de las Autonomías. Un Estado de cooperación entre administraciones en el que las técnicas federales son la mejor guía para solucionar los problemas.

Recientemente, Funcas ha publicado el informe 40 años de Descentralización en España, balance y perspectivas, en el que se concluye que los procesos de descentralización intensa, rápida y específica de nuestro país, de democratización y de consolidación del Estado del Bienestar han sido exitosos. Pero también señala el informe que hay aspectos que se deberían mejorar y que forman parte de nuestra hoja de ruta colectiva, como son:

 El refuerzo de las instituciones propias de los países descentralizados, como lo es el Senado o las Conferencias de Presidentes y Conferencias Sectoriales.
 Apuesta por la cultura federal de diálogo, pacto y cooperación permanente
 Aprovechar mejor el intercambio de experiencias entre Comunidades Autónomas.

Siempre he apostado por una España fuerte en su unidad y orgullosa de su diversidad y este es el camino que pretendo seguir.

1. Federalismo

Señorías, quería empezar por una declaración: Yo soy federalista. El federalismo entendido como lo hacía el poeta Joan Maragall, es unión y libertad, una filosofía política basada en la fraternidad.

El federalismo lo constituye una guía de soluciones prácticas a los problemas planteados por estructuras políticas complejas y un conjunto de mecanismos para poner en práctica el principio de subsidiariedad. Un federalismo que debe aunar, y no me cansaré de repetir, autogobierno y gobierno compartido. El federalismo es sobre todo cooperación.

Por ello, desde el Ministerio de Política Territorial y Función Pública vamos a reforzar todos los mecanismos de coordinación, cooperación, colaboración y cogobernanza entre el Gobierno, las Comunidades y Ciudades Autónomas, pero también las Diputaciones, los Cabildos, Consejos Comarcales y por supuesto, y prestándoles una especial atención, los Ayuntamientos, representados por la FEMP.

La pandemia producida por la Covid 19 es el mayor desafío al que se ha enfrentado este país desde la llegada de la
democracia. Pero una de las grandes lecciones aprendidas es que la cogobernanza funciona.

Como he señalado anteriormente, la pandemia ha demostrado que juntos somos más fuertes, que colaborando somos más eficaces.

2. Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

España está enfrentando uno de los momentos más difíciles de su historia reciente. La pandemia ha supuesto un enorme coste humano y en términos de salud, pero también ha comportado importantes costes sociales y económicos y ha puesto de manifiesto algunas debilidades de nuestra estructura económica. Debilidades que podremos superar gracias a una de nuestras principales fortalezas: nuestra pertenencia a la Unión Europea.

El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia puesto en marcha por la Comisión Europea, que se materializará en España en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia diseñado por el Gobierno, ha de servir para potenciar la recuperación económica y para adecuar nuestro modelo productivo a los requerimientos de la nueva sociedad del siglo XXI.

Las Comunidades Autónomas, las Ciudades Autónomas y las Entidades Locales están llamadas a jugar un papel clave en la
gestión de los Fondos Europeos, serán uno de los protagonistas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y participarán en su ejecución.

El Plan, que todos ustedes ya conocen, consta de cuatro ejes transversales [transición ecológica, transformación digital, cohesión social y territorial e igualdad de género] y diez políticas palanca. Una de ellas, la cuarta, “Una Administración del siglo XXI”, se desarrolla en el Componente 11 del Plan del Gobierno bajo el título Modernización de las Administraciones Públicas.

Para ser concretos, el Ministerio de Política Territorial y Función Pública invertirá 1.000 de los 4.000 millones de euros del componente 11. De estos 1.000 millones, 970 los gestionarán las Comunidades Autónomas y Entidades Locales y 30 millones de euros, los gestionaremos directamente desde el Ministerio.

En estos momentos estamos terminando de diseñar los criterios que deben informar los proyectos que deberán ser desarrollados en el marco de este componente, y que presentaremos a la Conferencia Sectorial de Administración Pública y a la Comisión Nacional de Administración Local, junto con los parámetros de distribución de los fondos que a dichos proyectos se destinan.

Nuestro principal papel en el Componente 11 del Plan se encuentra en acometer las reformas que nos llevarán a una verdadera modernización de la Administración, y que se refieren:

 Por una parte, al empleo público, concretamente, a la reducción de la temporalidad, al refuerzo de las capacidades de las empleadas y empleados públicos y a la captación del talento hacia la Administración del Estado.
 Por otra parte, a la evaluación de las políticas públicas, a la transparencia, a la mejor gobernanza y a la rendición de cuentas.
 Y por último, a la arquitectura institucional, reforzando la cooperación entre administraciones.

Estas reformas contempladas en el Plan, están marcando la agenda de trabajo del Ministerio y son, por tanto, nuestra principal prioridad en la legislatura.

2.1. Empleo Público

Como he señalado al principio de mi intervención, una de las lecciones aprendidas de la crisis sanitaria es la importancia de contar con unos servicios públicos suficientemente dotados y eficaces. Y en este aspecto, la columna vertebral de los servicios públicos, los trabajadores y trabajadoras públicos, merecen todo nuestro respeto, reconocimiento y que las administraciones les prestemos nuestra máxima atención.

Ellos y ellas tienen una importancia trascendental y decisiva y durante la pandemia han demostrado una dedicación y un compromiso dignos de elogio.

Me refiero a las y los profesionales sanitarios, que lo han dado todo y siguen haciéndolo, para cuidar de la salud de la ciudadanía durante una pandemia que probablemente marcará su carrera profesional.

También me refiero a los servidores públicos que trabajan en los servicios administrativos, en los servicios sociales, al profesorado de los centros educativos y universidades, que se han tenido que adaptar a unas circunstancias extraordinarias, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, policías autonómicas y locales, a los cuerpos militares, diplomáticos, de bomberos, personal al servicio de la cooperación internacional, de extranjería y asilo, sistemas y tecnologías, y a tantos y tantos ejemplos de dedicación, vocación y compromiso. Todos ellos y ellas deben saber que el Ministerio que ahora dirijo es también su casa, como lo es esta comisión.

Y permítanme una especial mención a los técnicos de la Administración Civil del Estado, que, por ejemplo, sobre todo durante el primer estado de alarma, han redactado unas 3.000 páginas de más de 70 órdenes, con la carga de trabajo y sobreesfuerzo que supuso en esos duros momentos y trabajando en condiciones muy adversas.

Quiero subrayar en esta Cámara el compromiso del Gobierno y del Presidente del Gobierno con los servidores públicos y mi propósito será hacer valer ese compromiso y tratar de mejorar sus condiciones de trabajo, consolidar sus empleos e incrementar la valoración ciudadana sobre su desempeño.

2.1.1.Reforma para reducir la temporalidad en el empleo público.

Señorías,

Quiero lanzar, si me lo permiten, un mensaje a los y las trabajadoras de la función pública: creo que todos somos conscientes, y el Gobierno es consciente, del problema que supone la elevada temporalidad en la función pública y trabajamos para reducirla drásticamente.

La crisis económica de 2008 y las políticas de austeridad generaron un problema durante años, principalmente aquéllos en los que no hubo ofertas de empleo público, o no se ofertaron suficientes plazas.

Porque, entre otros factores, mientras las administraciones tenían la necesidad de mantener la oferta de servicios públicos,
se veían limitadas por una tasa de reposición que entre 2012 y 2015 llegó a ser del 0%, y se vieron abocadas a la contratación de personal temporal.

En este aspecto quiero subrayar que los Presupuestos Generales del Estado para 2021, los primeros plenamente vigentes en casi tres años, han elevado por primera vez la tasa de reposición hasta el 100%1, llegando en determinados ámbitos y circunstancias al 110-115%.

En este sentido también, quiero anunciarles que en junio se publicará la Oferta Pública de Empleo de este año, porque no queremos debilitar el servicio público ni limitar sus capacidades.

Señorías,

La temporalidad es un problema que alcanza al conjunto de las Administraciones, pero no a todas por igual. Por supuesto que en la Administración General del Estado se producen casos de temporalidad injustificada, pero en menor medida que en otros ámbitos de la Administración.

Hablamos, en el caso de la AGE, de una temporalidad del 8% frente a ratios que en ocasiones superan el 30% a nivel autonómico, y que se suelen concentrar en los servicios de salud y educación; también en otros, como en la justicia o en la investigación, y en los Ayuntamientos. 

He dicho ya en varias ocasiones que, en algunos casos, cierta temporalidad es aceptable, incluso necesaria, en servicios que no pueden dejar de prestarse. Pero desde el Ministerio, de acuerdo con los trabajadores y en colaboración con las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales debemos lograr que lo normal sea que las personas que ejercen un trabajo estructural en la Administración, lo hagan desde una plaza fija.

Señorías, vamos a abordar esta situación, dialogando con las Comunidades Autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias, así como con las organizaciones sindicales, en torno a tres aspectos:
En primer lugar, vamos a reducir la actual tasa de temporalidad en las Administraciones a través de medidas eficaces que eviten nuevas bolsas de empleo público temporal.

La semana pasada mantuve mis primeras reuniones con los representantes sindicales y me comprometí con ellos a traer a
esta Cámara la reforma del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) de modo que se establezca la obligatoriedad de las Administraciones Públicas de cubrir las plazas existentes que hoy ocupan personas sin contrato fijo.

El objetivo es desarrollar medidas efectivas para prevenir y sancionar el abuso y el fraude en la temporalidad, de modo que se ponga el énfasis en su carácter de excepcionalidad y se delimite su duración máxima. A todos nos conmueven las informaciones de personas que están 15 ó 20 años sin contrato fijo en la Administración. La Ley lo debe prohibir. Y no vamos a hacer las cosas por decreto, lo tenemos que hacer de acuerdo con las administraciones públicas. Y sabiendo que problemas como la temporalidad, no tienen solución a corto plazo o de forma inmediata.

En segundo lugar, vamos a actuar también para remediar la elevada temporalidad existente, regulando una nueva ampliación de los procesos de estabilización, ya que observamos que se están desarrollando de manera más lenta de lo inicialmente previsto. Todos pudimos escuchar declaraciones del ministro Montoro con unos acuerdos para reducir la temporalidad pero que probablemente en su desarrollo no han encontrado los objetivos fijados.

En tercer lugar, en los procesos de estabilización mencionados, se debe promover, desde el necesario respeto a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad en el acceso a la función pública, la estabilización con carácter fijo del personal interino que realiza de forma permanente funciones de tipo estructural. Perdonen que ponga ejemplos de un universo tan amplio, las trabajadoras y los trabajadores de la limpieza, son puestos de carácter estructural, no imagino que llegue el día en que una Administración decida que sus sedes no sean mantenidas permanentemente en buen estado de funcionamiento. Por tanto, estamos hablando de hacer lo lógico, si una persona ejerce una función permanente en la Administración, lo normal es que la desarrolle desde un contrato fijo, no desde una temporalidad que precarice su empleo y que además hace muy difícil plantearse el futuro.

Esperamos encontrar puntos de encuentro entre todas las partes (Comunidades Autónomas, Entidades Locales y Organizaciones Sindicales) para la definición de las medidas concretas que nos permitan alcanzar estos objetivos con prontitud y eficacia.

2.1.2. Envejecimiento: Plan de Captación de Talento

Señorías, la temporalidad no es el único problema, la función pública tiene que abordar otros asuntos, uno es la elevada
edad media de las plantillas (52 años de media frente a 42,5 en el sector privado) o la necesidad de reforzar las capacidades del empleo público.

Para el primer reto, como es reducir la edad media de las plantillas públicas, trabajamos en un Plan de Captación del Talento que busca promover la orientación laboral de la ciudadanía hacia la Administración, es decir, es un plan que va a nacer con la vocación de que la administración pública sea una opción atractiva para las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral.

En este ámbito se hace preciso repensar los mecanismos de selección, así como modernizar los perfiles profesionales en el empleo público.

Es necesario preguntarnos por qué motivo en demasiadas ocasiones las plazas que se ofertan quedan vacantes. ¿El empleo público no resulta atractivo?¿No somos capaces de proyectar su variedad, la posibilidad de crecer en la vida profesional en la Administración?

Sería deseable un acceso a la función pública en el que se tuviera más en cuenta la capacidad y la aptitud y menos la habilidad memorística de los candidatos, como ocurre ya en muchos países de nuestro entorno.

Por ello, trabajamos en la elaboración de un Plan Estratégico de Reforma del modelo de acceso al empleo público que agilice y modernice la entrada al sector público.

Les anuncio también que después del verano el Gobierno aprobará un Real Decreto de teletrabajo en la AGE con el que daremos soluciones a las zonas en declive demográfico y a cobertura de plazas en determinadas partes del territorio que suelen quedar vacantes, incorporado a la Estrategia Frente al Reto Demográfico que nuestro país debe abordar de forma urgente.

2.1.3. Refuerzo capacidades empleo público

Respecto al segundo reto, el refuerzo de las capacidades de los empleados públicos, el Instituto Nacional de Administración Pública dispone de un plan estratégico para la mejora, desarrollo e implantación de estos aspectos. El objetivo es conseguir reforzar y apoyar la labor de las empleadas y los empleados públicos, alineado con el Plan de capacitación digital aprobado recientemente por el Gobierno.

Este plan también recoge otros compromisos como es el desarrollo de una ambiciosa oferta formativa que pone el foco en las competencias, más que en la acumulación memorística de conocimientos.

De igual manera, como saben sus Señorías, el Ministerio de Política Territorial y Función Pública trabaja en un borrador de Ley de Función Pública de la Administración del Estado que siente las bases de una reforma integral, profunda y ambiciosa del régimen del empleo público en la Administración General del Estado.

Esta nueva ley pretende consolidar un modelo de empleo público profesional, productivo, eficaz y motivador, con una organización en materia de recursos humanos más flexible, ágil e innovadora en sus procedimientos.

Si me permiten, quizá uno de los aspectos más novedosos de la ley en la que trabajamos sea el desarrollo de la figura del directivo público profesional, como elemento clave que nos acerca a los modelos de función pública más avanzados.
La figura del directivo público profesional es un elemento consolidado en nuestro entorno europeo y es una figura ya prevista en el Estatuto Básico del Empleado Público. Ahora nos proponemos definir sus funciones, requisitos, procedimiento de nombramiento, mandato, planificación y evaluación de su desempeño, así como el régimen de conflicto de intereses y cese.
Señorías, antes de terminar este primer bloque de reformas relacionado con el empleo, quiero subrayar el importante trabajo desarrollado en el III Plan para la Igualdad de género en la Administración General del Estado y en los Organismos Públicos vinculados o dependientes de ella.

Desde el Ministerio de Política Territorial y Función Pública daremos el necesario impulso a la implementación de las medidas que contempla.

Quiero hablarles también de un reto que nuestro Plan de Transformación pone sobre la mesa.

2.2. Evaluación de las Políticas Públicas, Transparencia y Gobernanza

2.2.1. Agencia de Evaluación

Señorías, desde hace algunos años, la Comisión Europea y la OCDE vienen recomendando a los Estados la importancia de la evaluación de las políticas públicas y la necesidad de contar con instituciones y marcos adecuados de la evaluación.
En España, la institucionalización de la evaluación de políticas públicas aún tiene camino por recorrer para alcanzar un nivel aceptable, según coinciden diversos estudios, y contar con una política integral de evaluación de las políticas públicas.
Durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se creó la AEVAL, la Agencia de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios, que tan bien conoce la presidenta de esta Comisión, la querida Luisa Carcedo, puesto que presidió el organismo en aquel tiempo.

Los sucesivos gobiernos fueron restando presupuesto y atribuciones a la Agencia hasta que quedó reducida al actual Instituto de Evaluación de Políticas Públicas, que depende de la Secretaría de Estado de Política Territorial y Función Pública.

La fragmentación de las actividades de evaluación que se realizan en las distintas administraciones públicas dificulta tanto la visibilidad como el intercambio de información y de buenas prácticas evaluadoras. Y ello ocurre tanto a nivel central como en otros niveles de gobierno, para lo que se requieren actuaciones de coordinación y cooperación.

Esta fragmentación se hace especialmente evidente en el análisis del impacto de las políticas públicas sobre la igualdad de género, el medio ambiente y la transición ecológica y energética, la despoblación, el crecimiento económico, la redistribución de la riqueza, la adecuación a la normativa y directrices europeas o la adecuada alineación con los objetivos de la Agenda 2030.

Señorías, el gobierno está trabajando en el impulso de la Evaluación de Políticas Públicas en las Administraciones, y ha comprometido esta reforma encuadrándola también en el Componente 11 del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia.

Para ello, les anuncio que elaboraremos un proyecto de ley de Evaluación con el objetivo de institucionalizar la práctica de la evaluación de las políticas desarrolladas por las administraciones públicas desde un enfoque integral, transversal y bajo los principios de coordinación y cooperación.

Se trata de establecer, en línea con las recomendaciones de la OCDE, una definición clara y precisa de los conceptos y principios generales de evaluación de políticas públicas y de su institucionalización en las administraciones públicas.

2.2.2. Transparencia y Gobierno Abierto

Señorías, otra de las reformas que estamos comprometiendo con la Comisión Europea para la ejecución del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia, tiene que ver con la gobernanza y la transparencia en la actuación de la administración pública.

Como saben sus Señorías, el IV Plan de Gobierno Abierto, aprobado en octubre de 2020, supuso una apuesta conjunta de las administraciones y de la sociedad civil por la transparencia y la integridad. Es un plan nacional, fruto de la participación
ciudadana y de la deliberación conjunta entre Administraciones y la sociedad civil.

El IV Plan recoge diez compromisos altamente innovadores en los que ya estamos trabajando. El objetivo es impulsar la transparencia a la hora de crear políticas públicas con más trazabilidad, reactivar la participación ciudadana, la implantación de la comunicación inclusiva y, por supuesto, una mayor participación de las Comunidades y Ciudades Autónomas, así como de la FEMP para el gobierno abierto y transparente.

En este aspecto, me comprometo a reformar la normativa básica estatal en materia de incompatibilidades, con el fin de establecer un sistema de prevención de conflicto de intereses más completo y acorde con la Administración actual, al tiempo que se corrigen las disfunciones detectadas en la aplicación de la Ley.

Con esta reforma se regularán de manera más efectiva las condiciones de compatibilidad con la actividad privada, se delimitarán adecuadamente las actividades exceptuadas y se contemplará, entre otros aspectos, un sistema de incompatibilidades al cese para el personal directivo.

En cuanto a la regulación de los grupos de interés o lobbies, puedo informarles de que he dado instrucciones para que se
aceleren los trabajos para la creación de un registro obligatorio.

Son muchos los países de nuestro entorno que tienen normas reguladoras y, además, en nuestro país hay ya Comunidades Autónomas y corporaciones locales que han abordado esta regulación.

Asimismo, el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia compromete la reforma del marco regulatorio de la transparencia.

En el Ministerio somos conscientes del retraso acumulado, pero me comprometo a que en este primer semestre podamos enviar el Consejo de Ministros el Reglamento de desarrollo de la Ley de Transparencia.

2.3. Arquitectura institucional

Señorías, el último y gran eje de reformas que acometeremos en el marco del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia tiene que ver con la arquitectura institucional.

Un ámbito en el que, además de reforzar la cooperación entre los distintos niveles de la administración, es indispensable incorporar a las entidades locales, tanto desde el punto de vista de su participación en la toma de decisiones, como desde la
óptica de la resolución de sus problemas de índole administrativo y competencial.

2.3.1. Estatuto Básico del Municipio de Menor Población

En este punto quiero detenerme en el Estatuto Básico del Municipio de Menor Población que queremos traer a las Cortes cuanto antes.

Queremos darles a los pequeños municipios más facilidades para ejercer sus funciones y queremos hacerlo en el marco de la Estrategia Frente al Reto demográfico.

Los municipios de menor población tienen una singularidad propia que nos obliga a que dispongan de una normativa adaptada a su realidad específica. Este Estatuto básico es la palanca para provocar ese cambio. Y, por supuesto, para garantizar la calidad democrática y la prestación de los servicios públicos.

Seguro que sus Señorías saben de esa problemática: existe una enorme dificultad, por ejemplo, para cubrir las plazas en los municipios muy pequeños de habilitados nacionales, es decir, secretarios e interventores, así como otros puestos de funcionarios, en municipios alejados a grandes núcleos de población, son poco atractivos y no podemos desampararlos.

También es verdad que los muy pequeños municipios se topan con obstáculos para la contratación debido a la actual redacción de la ley de contratos públicos. Carecen de incentivos que impulsen la asociación intermunicipal para ahorrar costes a la hora, por ejemplo, de ofrecer determinados servicios.

La ley debe permitir que cada Ayuntamiento pueda agilizar los procedimientos. Debe ser posible la cooperación y el apoyo de los municipios con más recursos y las Comunidades Autónomas a las que pertenecen sin que esto suponga una pérdida competencial.

El Estatuto Básico del Municipio de Menor Población será una normativa que en definitiva garantice una prestación de servicios públicos de calidad a la ciudadanía, independientemente del lugar de residencia.

2.3.2. Cooperación institucional

Señorías,

La pandemia nos ha obligado a todos a gobernar más y mejor desde la cooperación y a coordinarnos más y mejor desde los Ayuntamientos, las Comunidades Autónomas, las Ciudades Autónomas y el Gobierno de España.
Cada semana, los miércoles por la tarde, tengo la oportunidad de participar de un órgano de características federales. Me
refiero al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que las Comunidades Autónomas junto al Gobierno de España y, de manera reciente, con la participación de las Entidades Locales a través de la FEMP, adoptan decisiones que afectan al conjunto de la ciudadanía.

Este Consejo es el órgano de gobernanza del Sistema Nacional de Salud y durante la gestión de la pandemia se ha convertido en el órgano que nos ha permitido y nos permite responder de manera coordinada, cohesionada y unida. Y este es el camino en el que debemos seguir profundizando: más y mejor cooperación, más y mejor coordinación y más cohesión.
El sistema funciona mejor cuando compartimos objetivos comunes y en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, y eso he podido comprobarlo personalmente cada semana.

Las incertidumbres del presente y del futuro sólo encontrarán adecuada respuesta desde el equilibrio de un autogobierno cercano y de un Gobierno compartido. Por ello también la cooperación y la coordinación son nuestras guías de actuación de la Unión Europea.

Hasta el inicio de la pandemia y con ella del primer Estado de Alarma en marzo de 2020, los instrumentos de cooperación existentes funcionaban como mecanismos de coordinación entre Comunidades Autónomas y el Gobierno de España (las Conferencias Sectoriales), cada una con dinámicas propias y con sistemas de toma de decisión también propias.

Por ejemplo, la propia Conferencia de Presidentes funcionaba de forma muy rígida, con serias dificultades para alcanzar acuerdos y con una frecuencia de reuniones que dependía de tan solola voluntad del gobierno de turno. Sin embargo se han celebrado más Conferencias de Presidentes en 2020 que desde que se constituyó este mecanismo de coordinación en 2004. Y se ha erigido en este tiempo como una herramienta eficaz, no quiero decir que no sea mejorable.

Por otra parte, la participación de la FEMP en los órganos de cooperación, como organización que mayoritariamente representa a las entidades locales, es compleja por su carácter asociativo y no goza del mismo tratamiento que las Comunidades Autónomas. Sin embargo, hoy por hoy la FEMP ya participa en varias conferencias sectoriales.
Señorías, la gestión de la crisis sanitaria ha demostrado que la cooperación es un instrumento imprescindible de escucha y un mecanismo de trabajo para los planes ministeriales. La cooperación es también la forma en que debe apoyarse nuestro modelo de Estado descentralizado para su óptimo funcionamiento.

Nos comprometemos a hacer de la cooperación la única fórmula viable para el diálogo, el acuerdo y la toma de decisiones compartidas.

Después del camino recorrido, después de una reflexión sobre las lecciones aprendidas durante los últimos meses, la más clara, la más contundente es la lección de la obligada cooperación entre instituciones, entre gobiernos que tienen problemas diferentes, entre gobiernos que tienen perspectivas diferentes y también propuestas de soluciones diferentes.

Pero debemos abrir el diálogo y el acuerdo entre Comunidades y Ciudades Autónomas que tienen problemas similares, para buscar soluciones comunes. El diálogo es siempre una oportunidad para el acuerdo. Y el diálogo y la cooperación horizontal con las CCAA es un camino con mucho trecho en nuestro país.

Ha llegado, pues, el momento idóneo para que desde este Ministerio propongamos fórmulas que construyan un nuevo tejido de cooperación más sólido. Así gestionaremos mejor la diversidad y también la discrepancia que cabe en un Estado complejo como el nuestro.

Otra de las revelaciones de este año de crisis sanitaria ha sido el papel de las Delegaciones del Gobierno. Se han mostrado como instrumentos eficaces y rápidos d la Administración General del Estado complementando también este modelo cooperativo del que les hablo, ayudando a Gobiernos autonómicos y locales en la aplicación y gestión de las decisiones que durante el Estado de Alarma se iban tomando. No quiero alargarme aquí pero estamos poniendo en marcha un Plan que mejore la calidad de los servicios públicos que las Delegaciones prestan en el ámbito de su competencia.

3. Estado de las Autonomías

Señorías, he hablado hasta ahora de las grandes reformas que acometeremos y comprometeremos en el marco del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia. Y quiero, ahora que hablaba de los buenos resultados de la cooperación, referirme a la salud de nuestro Estado de las Autonomías.

Las Comunidades Autónomas han desempeñado un papel protagonista en la construcción del Estado del Bienestar. También han tenido un peso determinante en la consolidación de derechos y servicios públicos esenciales para la ciudadanía, como la sanidad, la educación o los servicios sociales, así como la igualdad entre hombres y mujeres.

En materia de política territorial, este Ministerio avanza sobre dos ejes muy claros. Por un lado, el desarrollo del Estado de las Autonomías, como lo querían los constituyentes que nos presiden, como un Estado diverso, plural y que, por lo tanto, debe atender realidades muy distintas, desde la diversidad, pero desde la cooperación. Por otro, el impulso del municipalismo.

3.1. Traspasos

En el Gobierno estamos comprometidos con el pleno desarrollo de las competencias autonómicas y de los Estatutos y trabajamos día a día de la mano de los diferentes gobiernos autonómicos para avanzar en los procesos de transferencias.
Es conocido por todos ustedes que estamos finalizando la negociación con el País Vasco del traspaso de la gestión de instituciones penitenciarias, recogido en su Estatuto. Y seguimos trabajando en otras competencias que figuran en el Estatuto de Gernika y que poco a poco y en la medida en que vayamos alcanzando nuevos acuerdos, se irán traspasando.
Pero también tenemos abiertos procesos de negociación con la Comunidad Foral de Navarra, Andalucía, Castilla La Mancha, Baleares y Canarias. Y estamos estudiando las peticiones que recientemente ha realizado la Xunta de Galicia.

3.2. Acuerdos y disminución de la conflictividad.

Señorías, voy a ilustrar con un ejemplo muy claro por qué vengo diciendo que este quiere ser el Ministerio de los pactos.
Llevo al frente de este Ministerio siete semanas. En este periodo he firmado ya trece acuerdos que han evitado llevar al Tribunal Constitucional conflictos de competencias entre el Estado y las CCAA. He iniciado también cuatro procesos de negociación según dispone el artículo 33.2 de la Ley orgánica del Tribunal Constitucional.

Es cierto que he firmado también dos solicitudes para interponer sendos recursos de inconstitucionalidad y ha hecho más ruido la interposición de los recursos que los acuerdos alcanzados. Esto ocurre siempre.

Los conflictos hacen mucho más ruido, pero deben saber que resolvemos muchos más conflictos de los que finalmente hay que elevar al Tribunal Constitucional.

Deberíamos quitar a veces el dramatismo con el que algunos presentan los recursos frente al alto tribunal.
El Estado de las Autonomías, entre otras cosas, se define por la existencia de diversos niveles de Gobierno, y cuando se produce un conflicto que las partes no logran resolver de mutuo acuerdo, hay que recurrir al árbitro, y el árbitro no es otro que el Tribunal Constitucional.

Pero insisto, antes que llegar al recurso del árbitro, siempre trataremos de llegar a acuerdos, que no son oscuros ni ocultos sino recogidos.

Por cierto, una novedad, que procede de la gestión de la anterior ministra, hasta ahora los acuerdos alcanzados como fruto de la aplicación del artículo 33.2 instaban a la modificación de normas autonómicas, pero, por primera vez en la historia hemos evitado recurrir al Tribunal Constitucional una Ley Autonómica modificando una Ley estatal. Concretamente el acuerdo alcanzado con Andalucía en medidas urgentes para la adecuación ambiental y territorial de las edificaciones irregulares en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Creo que esta es una buena noticia, y demuestra que cuando hay voluntad de colaboración y de diálogo los acuerdos son posibles. Ni digo sencillos, pero sí posibles. El compromiso de modificar una ley básica estatal, en el marco de un procedimiento 33.2, surge de un esfuerzo de colaboración por mejorar la articulación competencial con las Comunidades Autónomas, en este caso concreto, con Andalucía. Permítanme que destaque este acuerdo porque creo que es de una gran
relevancia, y pone de manifiesto una manera de entender el estado autonómico, de forma muy positiva y dinámica.

4. Municipalismo

Señorías,

Este es el ministerio de Política Territorial y, por lo tanto, es también la casa de los Ayuntamientos.

La COVID-19 ha vuelto a tensionar las políticas públicas locales, pero los municipios y sus responsables, de todos los colores políticos, salen bastante bien parados del envite. Sin embargo, al traje se le rompen las costuras. Los gobiernos locales tienen que lidiar con diferentes limitaciones y hasta ahora han ocupado una posición subsidiaria en la organización territorial del país. Eso debe cambiar. La prioridad del desarrollo autonómico no debe ser excusa para no activar el desarrollo local.

4.1. LBRL y LRSAL

Está claro que, en España, hay que reactivar el gobierno local con más competencias, una mejor financiación y más libertad de movimientos.

Por eso, tal y como está comprometido, vamos a impulsar la reforma de la legislación en el ámbito local. Se trata de una
decisión imprescindible y acuciante. Los Ayuntamientos necesitan y exigen el apoyo del Gobierno y vamos a dárselo.

Las dos crisis (2008 y 2020) que en este siglo están soportando los ayuntamientos españoles han puesto de manifiesto disfunciones y carencias en el régimen jurídico y la hacienda de los gobiernos locales.

A mí juicio, la aprobación en el año 2013 de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL), lejos de resolverse, agravó dichos problemas.

Por tanto, en el horizonte de trabajo de este Ministerio pasa también por revertir el recorte de competencias que trajo consigo la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. Esta Ley sólo limitó la capacidad de gasto de los Ayuntamientos, sin introducir ninguna reforma estructural en el régimen jurídico ni de la hacienda local.

Señorías, las reformas que traeremos a la cámara garantizarán los elementos nucleares de la autonomía local, abordando además, como señalé anteriormente, la especial casuística de los pequeños municipios.

Este es un reto de nuestra sociedad y debe resolverse en la proximidad, donde la participación y el buen gobierno pueden ponerse a prueba para conseguir municipios más inclusivos y equitativos.

Desde este Ministerio queremos avanzar, como ya han hecho otros países europeos que han puesto en marcha la reforma de las administraciones territoriales. Para ello, en líneas generales, han dado más responsabilidades a los gobiernos locales desarrollando progresivamente la Carta Europea de la Autonomía Local, esa también es nuestra carta y nuestra brújula.

En definitiva, Señorías, se trata de facilitar el trabajo de los Ayuntamientos. Y desde el Ministerio vamos a hacer lo posible para que los servicios públicos, sea quien sea el titular, se presten de manera adecuada y eficaz.

4.2. FEMP, socio preferente.

La FEMP es para este Gobierno la referencia en el ámbito municipal. Y se le ha dado más protagonismo. Por primera vez, el 26 de octubre del año pasado, la FEMP participó en la Conferencia de Presidentes, y desde hace dos meses está presente en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Y créanme, su participación enriquece y nos ayuda a adoptar decisiones.

La FEMP participa en las reuniones de la Conferencia Sectorial de Asuntos Europeos (CARUE), así como en el reparto de los fondos europeos. Y queremos que esté presente en más conferencias sectoriales.

Por otra parte, desde este Ministerio se ha colaborado y cooperado con la FEMP para desplegar el IV Plan de Gobierno Abierto al que me referí antes, en un ejercicio claro de cogobernanza.

De todo ello hablaremos en la próxima reunión de la Comisión Nacional de Administración Local que reuniremos por primera vez en el Senado, dando a esta Cámara la importancia que merece en la arquitectura institucional, que albergue conferencias sectoriales y abordar una reflexión sobre su eventual reforma.

5. Final

Señorías, finalizo ya…

Han sido meses difíciles para todos. También para poder dar cumplimiento a la agenda normativa del Gobierno. Soy consciente de ello. Pero los compromisos siguen vigentes.

Quiero subrayar que desde este Ministerio trabajamos con empeño para facilitar la vida a la ciudadanía y a los trabajadoras y trabajadores públicos.

Asimismo, vamos a colaborar, a cooperar y a cogobernar desde una mirada federal para fortalecer a las Comunidades Autónomas, las Ciudades Autónomas y a las Entidades Locales desde el diálogo y el acuerdo porque esa es la esencia de este Ministerio.

Así vamos a actuar en todos los temas, también en temas tan delicados, pero para mí tan queridos, como fomentar todas las lenguas españolas que no son el castellano, en la función pública, en las administraciones y en la relación de los ciudadanos con estas.

Voy a defender un Estado de las Autonomías del siglo XXI que profundice en su carácter federal para que sea capaz de proporcionar todo lo que de él se espera:

 Uno, respeto a las identidades diferenciadas dentro de España, compatible con un compromiso colectivo con el proyecto común. Como ya dije, en mi toma de posesión, creo en una España fuerte en su unidad y orgullosa de su diversidad.
 Dos, solidaridad para seguir reduciendo las desigualdades territoriales y garantizar la igualdad de derechos de los ciudadanos vivan donde vivan. Y ahí encaja también nuestra voluntad de participar en la Estrategia frente al Reto Demográfico.
 Cooperación, colaboración y cogobernanza entre este Gobierno, los Gobiernos autonómicos, y las Entidades Locales.
 Y, sobre todo, y que nos debe mover a todos, eficacia en la gestión de los recursos y de los servicios públicos.

Eso es para lo que he venido y aquí me tendrán siempre a su servicio dispuesto a escuchar, dialogar, acordar y colaborar.

Muchas gracias.

Intervenció en el Consell Nacional del PSC

INTERVENCIÓ DE MIQUEL ICETA EN EL CONSELL NACIONAL DEL PSC, 6.03.2021

20210306102855_7M0A9887-1536x1024

[enllaç al vídeo]

Molt bon dia companyes i companys, molt bon dia!

Sigueu totes I tots benvinguts a la reunió del Consell Nacional del primer partit de Catalunya, el nostre partit, el partit de Joan Reventós, de Marta Mata, d’Enric Adroher, de Juli Busquets, de Carlos Barral, de Maria Aurèlia Campmany, d’Alexandre Cirici Pellicer, de Ramon Fernández Jurado, de Pep Jai, de Jordi Llimona, d’Ernest Lluch, d’Oriol Martorell, de Josep Pallach, de Paco Ramos, de Jordi Solé Tura, de Josep Verde Aldea, de Carme Chacón, i també el partit de Raimon Obiols, d’Isidre Molas, de Narcís Serra i dels presidents Pasqual Maragall i José Montilla, el nostre partit, el PSC, de nou el primer partit de Catalunya.

El partit que sempre està on ha d’estar, aquests dies, al costat dels treballadors i treballadores de Bosch, al costat dels Mossos d’Esquadra, al costat de SEAT i la industria automobilística del país, al costat d’Alstom a Santa Perpètua de Mogoda, a qui RENFE ha adjudicat un contracte de 1.447 M€ per fabricar 152 trens. RENFE no adjudicava una compra de trens des de 2007!

Quina diferencia amb d’altres que mai estan on haurien de ser.

Nosaltres, en canvi, avui i sempre, al costat del país, al costat de les reformes, dels canvis, de l’estabilitat política, del rigor i la serietat al govern o a l’oposició, al costat del progrés, de la justícia social, del feminisme, de l’ecologia, la solidaritat i la fraternitat amb els pobles d’Espanya.

Que sigui el primer mot d’ordre d’aquest Consell Nacional la crida a aixecar ben alta, dilluns i tots els dies de l’any, la bandera del feminisme, de la radical igualtat entre homes i dones. Fem ben nostre el crit: Visca el 8 de març! Visca el feminisme! Visca la diada de la dona treballadora! Llegiu i difongueu el nostre Manifest del 8 de març!

I que sigui el primer reconeixement del dia, el nostre reconeixement col·lectiu a Salvador Illa, el líder que ens ha portat a la victòria, la persona que està cridada a ser el president de la Generalitat capaç de passar pàgina al procés divisiu, fracassat i eixorc, i que escriurà les noves pàgines de reconciliació, de convivència, de diàleg, de prosperitat compartida. Amb ell Catalunya recuperarà la posició capdavantera i d’èxit que mai no hauria d’haver perdut.

Gràcies, Salvador, pel que has fet. I encara més gràcies pel que et toca fer, pel que faràs, al servei de tots els catalans i les catalanes, pensin com pensin, si de veritat aspiren a un país millor.

En Salvador ens ha portat a la victòria en les eleccions que alguns no volien ni celebrar. Amenaçaven amb totes les plagues d’Egipte. El temps ha posat en evidència els mals auguris interessats que escampaven. I el resultat ha deixat ben clar que és el que veritablement els feia por.

Es diu que les victòries tenen molts pares i mares i que les derrotes són orfes. La nostra victòria ha tingut un protagonista destacat, en Salvador Illa. Els catalans i les catalanes han decidit de forma inapel·lable que en Salvador sigui el líder del socialisme i del progrés a Catalunya, els nostres conciutadans i conciutadanes han decidit amb el seu vot majoritari que sigui en Salvador qui encapçali el nostre projecte i qui ens guiï a la victòria que es produirà més aviat que tard.

Aquest Consell Nacional ha de reconèixer l’indiscutible lideratge polític d’en Salvador. Vam fer un Congrés fa un any. No hi ha motiu per fer-ne un altre abans que toqui. Però sí és moment de dir que aquí no hi haurà bicefàlia, perquè de líder només n’hi ha un, en Salvador! Mentre que jo seré el primer secretari del partit mentre ho vulgueu. Cap bicefàlia, que produeix cefalea, un partit unit al voltant de qui els catalans i catalanes prefereixen com a president de la Generalitat.

Però us deia que tota victòria té molts pares i mares, si. Els nostres militants i simpatitzats, els nostres alcaldes i alcaldesses, regidors i regidores, tots els nostres càrrecs electes, els nostres responsables orgànics, el lideratge de Pedro Sánchez al Partit Socialista Obrer Espanyol i al capdavant del govern d’Espanya, els nostres diputats i diputades, la nostra feina al Parlament, la nova etapa del PSC que tinc l’honor d’encapçalar des de juliol de 2014, la feinada d’Eva Granados impulsora del programa electoral i de tantes i tantes coses, l’equip de campanya, en la recta final coordinat per Victor Francos, la Comissió Executiva del Partit, tanta i tanta gent. Permeteu-me només un nom més: el de Bea Ventura, la nostra regidora a Santa Coloma de Farners, que representa la feina d’aquells i aquelles que en territoris difícils marquen la nostra posició i el camí del progrés.

Siguem conscients que el partit s’ha de seguir enfortint i eixamplant, que hem de guanyar en presència, en potència i també en qualitat. És una feina permanent que a partir d’ara podrem desenvolupar encara amb més empenta. Amb la feina imprescindible de gent com el José Luis, el Jonatán i el Joaquín, i tants i tants altres. Sota la mirada i l’impuls del secretari d’organització i acció electoral, que ho segueix essent, i de la resta de responsables de l’executiva.

Queda molt a fer, molt a millorar.

I aprofito per saludar la nova direcció del grup parlamentari amb l’Alícia Romero com a portaveu, i Raúl Moreno com a portaveu adjunt.

Els resultats han estat magnífics. 654.766 vots, el 23%, 48.000 vots més que el 2017, 9,17 punts més. Primers en vots i empatats en escons amb la segona força política. Mai havíem aconseguit això. Ni el 1999 ni el 2003.

Sí, primers a Catalunya, primers a la demarcació de Barcelona i a Barcelona ciutat, els que més creixem a Lleida i Girona, on som tercera força, i els segons a Tarragona, a 12.000 vots del partit que es va imposar a aquella demarcació. Victòria important a la regió metropolitana, a la costa de Tarragona i a la Vall d’Aran.

Amb un candidat guanyador i una proposta guanyadora: derrotar el virus, reactivar l’economia, enfortir les polítiques socials, i retrobament entre els catalans. Una majoria de catalans i catalanes han volgut girar full i deixar enrere la dècada perduda del procés.

El que ha començat el 14 de febrer acabarà al Palau de la Generalitat amb Salvador Illa de president. I com més aviat millor per tots.

Ho veiem ara mentre alguns s’entesten en tornar a formar una aliança fracassada, una aliança incapaç de proporcionar estabilitat, certesa i progrés. Mentre la majoria volem que torni la Catalunya de primera, hi ha qui vol tornar a formar un govern dividit i enfrontat, un govern incapaç d’encertar les prioritats, incapaç de mostrar eficàcia, incapaç de donar el suport imprescindible a la nostra policia.

Però de tot això, dels riscos i de les oportunitats del moment present, de l’orientació de la nostra política, us en parlarà qui ha de fer-ho. I amb ell us deixo.

Salvador, la paraula i el lideratge són teus.

Intervención en la toma de posesión de diversos altos cargos del Ministerio de Política Territorial y Función Pública

INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DE POLÍTICA TERRITORIAL Y FUNCIÓN PÚBLICA EN EL ACTO DE TOMA DE POSESIÓN DE DIVERSOS ALTOS CARGOS DEL MINISTERIO, 5.03.2021

[enlace al video]

Bienvenidas, bienvenidos a este Palacio de Villamejor que es la sede principal del Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

Para trabajar bien y obtener buenos resultados hay que tener una visión estratégica y global de la política, pero sobre todo hay que tener un buen equipo, un equipo preparado con experiencia capaz de trabajar conjuntamente. Los buenos equipos suman y hoy tengo la satisfacción de dar por completado un magnífico equipo.

Se trata de un equipo que en el caso de este Ministerio necesita dos ideas muy claras. Por un lado, la idea de un Estado como el nuestro que es un Estado de las autonomías, que es un Estado diverso y plural y que por lo tanto debe atender a muchos requerimientos.

Este es el Ministerio de los pactos, es el Ministerio de los acuerdos, este es el Ministerio de la cooperación, esa palabra como gobernanza que se está utilizando últimamente mucho, pero también la importancia trascendental y decisiva del papel de los servidores públicos. El papel de aquellos conciudadanos y conciudadanas nuestros que dedican lo mejor de su tiempo de su saber, de su entender, de su experiencia, al servicio de la comunidad.

Lo hacen a través de múltiples mecanismos de atención pública. Hemos llegado ya muy lejos, aunque algunos todavía se dejan arrastrar por el cliché de aquella idea del funcionario como un administrativo que trabaja con una mesita pequeña en un rincón oscuro.

Los servidores públicos son de muchos tipos. Un servidor publico es el que efectivamente trabaja en los servicios administrativos, pero también están los médicos, las enfermeras, los celadores, los camilleros, los diplomáticos, los policías, los militares, los bomberos y tantos y tantos ejemplos de dedicación y vocación, y este Ministerio es su casa.

Aquí está quien tiene la obligación de defenderlos frente a los problemas de la vida y, a veces, de dificultades derivadas de su actuación.

Por eso tocaba hacer un buen equipo. Tocaba hacer un buen equipo y, como no tengo abuelos, lo he conseguido.

Es un equipo muy bueno, creo que son los mejores. Es verdad que se producen en la administración estas cosas que algunos como habrán escuchado cuando se han leído su decreto de nombramiento pues empezaron a trabajar el 2 de febrero y estamos a 5 de marzo que es cuando han tomado formalmente posesión de su cargo, pero llevan ya trabajando desde entonces. Los quiero presentar: son Víctor, Alberto, Mar, Nacho y Olivié. Bienvenidos.

EvuHj1UWQAggtCw

Por orden de relación protocolaria primero va Víctor Francos. Es jurista. Es un gran trabajador y colaborador mío de hace mucho, mucho tiempo, pero hoy más conocido por haber sido director de gabinete del ministro Salvador Illa en esta dificilísima situación sanitaria. Yo creo que esto ha servido para que muchos que no lo conocían vieran su valía, su tenacidad y su capacidad de trabajo en situaciones muy, muy difíciles, muy duras, muy especiales.

Quiero también presentarles a Alberto Herrera que, al igual que Víctor ha estado ha estado en la primera línea de la lucha contra la Covid 19 en el Ministerio de Sanidad es joven pero tiene una dilatada carrera al servicio del interés público: estuvo ya en este Ministerio cuando era el Ministerio de la Presidencia y de las Administraciones Territoriales, fue subdirector general de servicios de la inspección de servicios de la administración periférica del Estado

Quiero presentarles también a mi directora de gabinete, Mar Román. También tiene una larga trayectoria como servidora pública. Empezó a los 25 años siendo diputada autonómica en Andalucía. Ha sido concejala y asesora en diversos gabinetes ministeriales en Industria, Justicia y Economía, lo cual le da la experiencia y el perfil necesario para ejercer como directora de mi gabinete.

Les presento también a Nacho de Loyola. Es el nuevo secretario general técnico y pertenece al cuerpo superior de administradores civiles del Estado y estuvo ya también en este Ministerio como subdirector general de la inspección de servicios de la administración periférica del Estado. A lo largo de este año ha sido secretario general técnico del Ministerio de Sanidad.

Por último, Olivié Bayón, que es muy amigo mío y servidor público. También ha estado en Sanidad como jefe de gabinete del secretario general de información e innovación del Sistema Nacional de Salud.

Y, si me lo permiten, ¡hemos incorporado mucha salud a este Ministerio! Hemos aprovechado experiencias adquiridas de momentos muy difíciles en lugares muy delicados.

No sería justo que olvidara a una parte del equipo que ya estaba aquí. Se trata de una parte del equipo que ha demostrado desde este Ministerio su buen hacer. Son muchos, pero si me lo permiten voy a resumir en los dos secretarios generales: una de coordinación territorial, Miriam Álvarez, y el otro, de función pública, que es Javier Rueda, que también nos acompañan.

Hemos hecho pocos cambios. ¿Por qué? Miren una cosa, es que han visto que en este Ministerio la rotación de los ministros a veces ha sido corta. Yo creo que merece la pena que los equipos al menos sí sean estables para garantizar que las grandes orientaciones tanto en materia de política territorial como de función pública se mantengan en el tiempo.

Las reformas necesitan tesón, necesitan permanencia, necesitan tenacidad, como el propio Estado las necesita. Por lo tanto, me complace decir que a pesar de que hoy hemos nombrado a 5 personas, pero el grueso del equipo de este ministerio y de las instituciones que de él dependen se va a mantener.

Y es verdad que hablábamos mucho de la pandemia, sobre todo en atención a lo que ha sido la experiencia en el último cargo de quienes hoy toman posesión. Nos ha puesto a prueba a todos, pero a mí me gusta incluso en las situaciones problemáticas sacar alguna conclusión positiva. Y si la pandemia ha demostrado algo es que juntos somos más fuertes y que colaborando trabajamos mejor. Es desde esa constatación que queremos implementar todavía más esta dimensión de Estado federal.

Tenéis experiencia, en la Administración, desde luego más que yo. Sabéis que terreno pisáis, habéis demostrado solvencia, habéis demostrado rigor. Por lo tanto, estoy convencido de que seréis una aportación fundamental y por eso me he permitido el lujo de decir que es un magnífico equipo.

Pero quiero aprovechar también para disculparme ante vuestras familias. Es verdad que el servicio público implica algunos sacrificios y algunas dificultades que no sólo se proyectan en quienes desempeñan la labor, sino en sus familias. Y entenderán perfectamente que me refiera en este caso a quienes no viven en Madrid y que por lo tanto tendrán que compaginar esta labor con familiares que viven lejos. Y, si mi permitís a dos buenas amigas, a Ana Díaz y a Virtu Morón, pedirles disculpas por anticipado.

Cuento con vosotros, tenemos tantas cosas que resolver. Siempre hay cosas por resolver, en la Administración. Nadie puede pensar que la labor se acaba un día. Pero hay algunas que estos días están ocupando espacios en los medios de comunicación, la de la temporalidad de los interinos. La oportunidad, sobre la que Javier viene trabajando ya hace tiempo de reformar el Estatuto básico del empleado público. Y además ahora con una cierta urgencia o presión adicional porque la propia UE nos dice que es una cuestión que debemos resolver.

Vamos a reformar ese Estatuto Básico, la semana que viene ya tenemos las primeras reuniones con los sindicatos. Sabéis que estamos hablando de trabajadores que, muchos de ellos, muchas de ellas, ejercen una labor que aquí llamamos estructural, pero que, en cambio, su relación contractual es interina y no por lo tanto no son titulares de una plaza fija.

Para un trabajo fijo, necesitamos un contrato fijo, necesitamos fijeza. Define perfectamente lo que necesitamos. Y entonces quiero lanzar aquí un mensaje a los trabajadores de la función pública a los servidores públicos: somos conscientes de este tema y desde luego vamos a abordarlo.

Todo el mundo debe saber que es un problema que alcanza al conjunto de las Administraciones. Yo que ahora he empezado a profundizar en él, pues he visto que en la AGE se producen casos de esta temporalidad, pero mucho menos que en otros ámbitos de la Administración. Y hoy probablemente son las Comunidades Autónomas las que concentran ese problema en mayor medida, y en concreto es en los servicios de salud y educación donde se produce más esa circunstancia. También en otros, en la justicia, en la investigación, en la ciencia.

Vamos a abordar esa cuestión de acuerdo con las Comunidades Autónomas, las Entidades Locales, y de acuerdo, espero que así sea, con los sindicatos que representan al conjunto de los trabajadores de la función pública.

Vamos a hacerlo, lo haremos. No será inmediato, pero desde luego en esta legislatura deberíamos culminar ese proceso. Un proceso que impida que de cara al futuro se sigan acumulando casos de temporalidad injustificada y que además resuelva la cuestión de aquellos y aquellas que llevan trabajando en la Administración desde este puesto de interinos y que tienen todo el derecho a que se les atribuya en permanencia una plaza.

Este es uno de los problemas y el que ocupa más la atención de los medios. Pero también hay otros temas derivados de la mejor colaboración posible con el resto de Administraciones. Este es el Ministerio de los pactos, de los consensos

Y quiero destacar la actitud con la que aborda los problemas la secretaría general de coordinación territorial. Mirad, yo llevo aquí cinco semanas, pero en ese periodo he firmado ya trece acuerdos que han evitado llevar al Tribunal Constitucional conflictos de competencias, 13. También he firmado una solicitud para interponer un recurso de inconstitucionalidad, y ha hecho mucho más ruido el recurso que los acuerdos.

Una de las cosas de este Ministerio es que cuando actúa y actúa bien no se sabe, porque ha evitado un problema, y son los problemas y los conflictos los que hacen más ruido, pero quiero que sepáis que nuestra ratio es muy buena, resolvemos muchos más conflictos de los que finalmente hay que llevar al Tribunal Constitucional. También hay que quitar a veces el dramatismo con el que algunos presentan los recursos frente al alto tribunal porque este es el Estado de las Autonomías, es un tipo de Estado federal que entre otras cosas se define por la existencia de diversos niveles de gobierno y cuando entre diversos niveles de gobierno hay un conflicto, un desencuentro, hay una perspectiva distinta, finalmente, si no conseguimos llegar a un acuerdo hay que recurrir al árbitro y el árbitro no es otro, y así lo establece la Carta Magna, que el TC. Por lo tanto, lo nuestro es buscar acuerdos, esta cogobernanza, cooperación, colaboración, en definitiva, el federalismo.

Que a nosotros nos pasa como a aquel personaje de Molière que hablaba en prosa, pero no sabía que lo hacía.

Pues los autonomistas de verdad están practicando el federalismo de verdad. Y es verdad que cuando se promete el cargo, lo prometemos con lealtad al Rey y que cumpliremos la Constitución, pero podríamos decir también la Constitución y los Estatutos de Autonomía de las CCAA y de las Ciudades Autónomas, que son precisamente por la Constitución parte del bloque de constitucionalidad de nuestro Estado.

Quiero sumar a todas las administraciones a este enfoque que para mí es un enfoque federal, de cogobernanza, también a las administraciones locales. Este es el Ministerio de Política territorial, por lo tanto, su labor no se ciñe, ni muchos menos solo a la relación entre el Estado y las Autonomías. Esta también es la casa de los Ayuntamientos, y, por lo tanto, yo voy a dedicar lo mejor de mi experiencia, de mi saber, entre otras cosas porque fui concejal antes que ministro, a fomentar esa cooperación y en contacto muy estrecho con la Federación Española de Municipios y Provincias que es quien en estos momentos mejor representa esa sensibilidad y esa realidad.

Los Ayuntamientos, a veces, han sentido que no se les tenía en cuenta como a las Comunidades Autónomas. Eso no es justo, porque lo que se creó a partir del año 78 como algo novedoso en el diseño de la arquitectura del Estado, eran las Comunidades Autónomas y, por lo tanto, el desarrollo del título octavo tenía que ocupar necesariamente los años de consolidación democrática. Ahora bien, eso no nos habilita para negligir el papel de los Ayuntamientos que son quienes en primera línea han de responder antes que nadie a las demandas de los ciudadanos y para ello deben contar con las competencias y los recursos necesarios. Deben tener más poder y seguir garantizando la proximidad y la transparencia.

En ese sentido también, uno de los temas que también me he encontrado pendientes, pero ya muy trabajados por parte nuestra, es el Estatuto Básico de los Municipios de Menor Población. Nosotros queremos darles a los pequeños municipios más facilidades para ejercer sus funciones y también por ello a aminorar los efectos de despoblación del conjunto de España. Es una tarea pendiente a la que nos vamos a dedicar hasta conseguir ese objetivo de aprobación de ese Estatuto por parte de las Cortes Generales de ese Estatuto.

Vivir en un pueblo tiene ventajas, pero también algunos inconvenientes en materia de servicios, en materia de capacidad de las Administraciones Locales, particularmente reducidas y vamos a trabajar para que eso no suceda así, no sólo a través de este Estatuto básico, sino modificando la ley de contratos y otras normas que afectan al funcionamiento de las Administraciones. Por lo tanto, trataremos de hacer lo posible para que los servicios públicos, preste quien los preste, sean adecuados, eficaces, para resolver los problemas que tienen los trabajadores públicos, los ciudadanos, al reforzar esa colaboración entre las administraciones.

No me cansaré de decir que nuestra divisa es el diálogo, la negociación y el pacto. Diálogo, negociación y pacto.

Diálogo con los servidores y servidoras públicas, diálogo y negociación con comunidades autónomas, ciudades autónomas, otras entidades locales y con las comunidades autónomas en primer lugar porque hoy son núcleos de decisión política, quienes prestan servicios tan relevantes como educación y sanidad.

Por lo tanto, venimos aquí a fortalecer el Estado de las Autonomías y la visión autonómica del Estado, desde una visión que he de decirles que es federalista. Nosotros creemos que en el federalismo encontraremos las soluciones para mejorar los mecanismos de cooperación, de cogobernanza Y, no sólo hemos venido a compartir, sino también a servir desde la propia Administración del Estado y desde este Ministerio para servir mejor a todos y cada uno de nuestros conciudadanos. Solo desde luego no lo haría, pero con el equipazo que hemos montado, seguro que vamos a prevalecer y vamos a ganar ese combate que al final es el mejor servicio a los ciudadanos, y las Administraciones deben acostumbrarse a poner esa cuestión en el centro de su preocupación.

El problema de cómo nos organizamos siempre hay que resolverlo de una forma, que es de la manera en que mejor sirvamos a la ciudadanía y eso es a lo que en este Ministerio nos vamos a dedicar.

Muchas gracias.

Discurso de toma de posesión como Ministro de Política Territorial y Función Pública

Ministerio de Política Territorial y Función Pública, 27/01/2021

[enlace al video]

Buenos días, bos días, egun on, bon dia.

Os saludo en las lenguas de España. Me gusta España como es, diversa, plural y unida. Quiero agradeceros a todos la presencia.

Entenderéis que en primer lugar, agradezca la presencia de mi familia, de mi hermana y de mi tía Rosa Mari. Y alguien dirá ¿y la importancia de la tía Rosa Mari? Mi padre tenía 8 hermanos y ella es la última que nos queda. Mi padre, de hecho, fue su padrino. Vive en Madrid, y le dije, no te puedes perder esto. Las bromas que me dicen que no haga, pero los Iceta ya hemos dado un seleccionador nacional de fútbol y ahora ofrecemos un Ministro. Por lo tanto gracias por estar aquí.

Pero a los que tenía que saludar protocolariamente, pues es a la Presidenta del Congreso que los es también de las Cortes, a Meritxell Batet, que además fue Ministra en esta casa; al Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, amigo; al Ministro del Interior, amigo y vecino, Fernando Grande Marlaska; a la Ministra Maroto, que tanto está haciendo por la industria, el comercio y el turismo de todo nuestro país; y a la Delegada del Gobierno en Cataluña, a Teresa Cunillera, a la que quiero, como sabe, desde hace un tiempo.

Lo que corresponde en estos casos es en primer lugar agradecer la confianza del Presidente. Yo estoy aquí ante ustedes porque el Presidente del Gobierno de España así lo ha decidido. Estos días era un poco pesado cuando todo el mundo pedía la confirmación de un hecho que sólo una persona podía confirmar y sólo el BOE podía recoger. Y la verdad es que cuando ayer escuché, emocionado, al Presidente en su comparecencia, y hablaba de mí en unos determinados términos, pero me podía a su manera deberes. Cooperación, colaboración, coordinación, cogobernanza; y hablaba de mí como hombre de acuerdo y de concordia. Concordia y acuerdo vienen del corazón, por lo tanto también del sentimiento.

En el capítulo de agradecimientos hay que destacar a la Ministra Darias. Por lo que ha hecho, por lo que le va a tocar hacer a partir de hoy, por una labor inmensa.

Y yo les digo, vamos a seguir un camino ya trazado, no va a haber sobresaltos, no va a haber inventos ni improvisaciones, porque aquí ha habido un equipo que ha trabajado, y muy bien al servicio de España y por lo tanto eso no va a cambiar. Coincidimos en las prioridades que son además ahora deberes de todos. Modernizar las administraciones, la administración, porque ha de ser el motor de desarrollo de nuestro país. Vamos efectivamente a proseguir en la tarea de digitalización, y vamos a pelear por unos fondos europeos que nos han de permitir seguir adelante con mayor potencia y vigor si cabe.

Entenderán también que me refiera a Meritxell Batet, mejor dicho, a la Presidenta del Congreso. Pero en este caso en su calidad de antigua Ministra de Política Territorial y Función Pública. Porque pedí su discurso de toma de posesión para inspirarme, y vi que yo no podía hacer un discurso como el de Meritxell, redondo, pulido, pero sí coger una idea que me parece fundamental. Ella marcó el rumbo de reivindicar lo público. Yo creo en lo público, entre otras cosas porque lo público es lo de todos, lo público es lo que garantiza derechos, lo que ampara libertades. Y reconocer también la vocación de servicio público de tanta y tanta gente, de los empleados y los funcionarios públicos. Ésta es su casa.

Yo creo que les debemos un reconocimiento especial tras el año pasado en el que las dificultades no han impedido que esa vocación de servicio público siguiera vigente. Y comprometer ante ellos y ellas que vamos a seguir trabajando por mejorar sus condiciones salariales, laborales y para que nos ayuden a transformar a la administración y seguir haciéndola cada día mejor y más eficaz al servicio de todos.

Siempre es arriesgado mencionar gente, siempre te dejas a alguien, pero también me han dicho que sea breve, que la Ministra tiene que asumir su cartera muy rápidamente. Pero miren, cada uno tiene sus referencias, sus querencias, iba a decir sus amores pero no quiero ir tan tan lejos. Y quiero mencionar a Joaquín Almunia y Jordi Sevilla, que fueron Ministros de este Ministerio, y cuya labor en él debe servirme también de inspiración.

Y ahora entenderán, me dicen ve con cuidado, que nadie pueda pensar que estás de campaña electoral. Y no, no estoy de campaña electoral. Pero estamos hablando de vocación de servicio público, estamos hablando de poner por delante de todo el interés general, y por lo tanto es un buen momento para hablar de Salvador Illa; que nos ha enseñado yo creo a todos, si queremos saber leer y aprender, cómo se ejerce con dignidad, con eficacia una función pública en un momento extraordinariamente complejo. De las muchas cosas de Salvador quiero destacar también su compromiso con la cooperación y con la concordia.

También nos ha dejado muchos deberes, yo por ejemplo me enteré ayer que mañana tenemos Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se ha erigido en, si me lo permitís, la referencia de lo que es la cogobernanza como manera de entender el gobierno en un estado complejo como el nuestro. Éste es el camino, y sirve a todos y para todos. Por lo tanto, ese acuerdo, esa cooperación entre administraciones es la que garantiza el mejor servicio a los ciudadanos, que es finalmente el sentido último de la política.

Habrá curiosidad por saber cómo este nuevo Ministro quiere y ama a España, y se lo diré fácil. Yo quiero una España fuerte en su unidad, y orgullosa de su diversidad. Esa es la España en la que creo y la que quiero. Y recordar lo que la experiencia de mucho mucho tiempo demuestra, no hay fortaleza más sólida que la que surge del acuerdo y del pacto.

Quiero afirmar también mi compromiso con la Constitución Española. Recordaba hace poco que mi primer acto público fue un acto en un instituto de Barcelona pidiendo el sí a la Constitución. No se lo he dicho, pero tengo 60 años. Y ese compromiso sigue intacto. La Constitución fue un profundo acuerdo entre españoles, y sólo puede y debe mejorarse a través de acuerdos sólidos. La Constitución consagra unidad y diversidad, como lo hacen por cierto los estados federales, y consagra también la autonomía local que debe potenciarse. Yo no llego aquí con un programa propio. Yo llego aquí fiel y comprometido con un programa de gobierno de coalición progresista que debe cumplirse como se está cumpliendo, y si me apuran también con un proyecto de país al que se le ha puesto un nombre que no siempre es sencillo, pero es el Plan de Recuperación, Transformación, y Resiliencia de la Economía. Muy mandatado por el momento, muy obligado por las circunstancias. Pero yo creo firmemente en la España verde, en la España digital, en la España sin brechas de género, en la España cohesionada e inclusiva, que son los cuatro pilares de ese proyecto de país.

A mí me va a tocar contribuir en la medida que pueda a modernizar la administración. Precisamente buscando su eficacia, la mejor garantía de los derechos de todos y ser también un instrumento, un motor del cambio. En uno de los documentos que el Gobierno ya ha hecho públicos se habla de la administración para el Siglo XXI. Pues yo voy a dedicar lo mejor de mi empeño a este objetivo. Y estoy convencido que podré contar, lo ha dicho ella, con la Ministra Darias para que llegue donde quizá mi experiencia no alcanza, para que me ayude a transitar caminos que no siempre son sencillos. Pero estoy seguro también que podré contar con los equipos de esta casa, y con todos aquellos y aquellas que comparten la vocación de servicio público, que créanme, son muchísimos y muchísimas.

Muchas gracias.

Presentació de Salvador Illa en el primer acte de precampanya

PRESENTACIÓ DE SALVADOR ILLA EN EL PRIMER ACTE DE PRECAMPANYA

Acte telemàtic des del Casal Socialista Joan Reventós

Diumenge, 3 de gener de 2021

Avui, aquí, comença el canvi.

Avui, aquí comença el futur.

Avui, aquí, torna Catalunya.

És un plaer i un honor ser avui aquí per presentar el company i amic, Salvador Illa. Ja fa molt temps que ens coneixem, però no ha estat fins aquests últims anys, quan va assumir la secretaria d’Organització del PSC el novembre de 2016, que he pogut treballar amb ell colze a colze i conèixer-lo més de prop.

Del Salvador en destaco:

  • La tranquil·litat en els moment difícils, la serenor 
  • La tenacitat, la perseverança
  • La capacitat d’anàlisi
  • La capacitat de diàleg i el respecte
  • L’enorme capacitat de gestió
  • El compromís i la passió que posa en tot allò que fa

Ningú no podia preveure que el Ministeri de Sanitat esdevindria un lloc crucial pel present i el futur del país. Però us he de dir que jo sí sabia una cosa: quan es va conèixer l’impacte de la pandèmia, des del primer moment vaig estar segur que en Salvador estaria absolutament a l’alçada del repte i que el president del govern podia estar ben tranquil amb la decisió de comptar amb ell. N’estava segur per moltes raons, una d’elles la combinació única d’experiència i coneixements d’en Salvador. 

El Salvador és, com sabeu, un filòsof. És també un magnífic gestor públic, un magnífic servidor públic, com ho va demostrar com a alcalde de La Roca del Vallès i al capdavant de rellevants responsabilitats a l’Ajuntament de Barcelona. I en tercer lloc, Salvador Illa és un polític. Un polític de raça, deixeble d’un gran catalanista i socialista com Romà Planas, col·laborador estret de Josep Tarradellas.

En Salvador està a la divisió d’honor dels polítics que jo he tingut el gust de conèixer i de tractar. I en més de 40 anys n’he conegut uns quants. 

El caràcter del Salvador, especialment discret, s’ha forjat amb la constància i el treball intens al llarg de la seva vida. La seva experiència política i de gestió al capdavant dels llocs de responsabilitat que ha ocupat, la seva actitud i els seus coneixements són imprescindibles perquè hagi estat una de les persones claus en el govern de Pedro Sánchez en un dels reptes més difícils que té aquest país des dels inicis de la democràcia.

La COVID-19 va arribar sense previ avís i ens ha colpejat amb força, no només en la seva vessant sanitària, sinó també en la seva dimensió social i econòmica. 

L’actitud del Salvador durant tots aquests mesos, tots n’hem estat testimonis, ha estat admirable: actitud calmada, educada en tot moment, amb voluntat sempre de traslladar certeses, generar confiança i no entrar en confrontacions estèrils. Lluny d’entrar en discussions amb les CCAA, el ministre ha buscat la corresponsabilització de les Comunitats Autònomes en les decisions, a través d’una gestió transparent, amb un fort lideratge tècnic i polític, amb el suport de la ciència, i un model de governança compartida. A mi no em fa por la paraula: un model de cogovernança federal. Coordinació estatal, gestió autonòmica i fixació conjunta dels criteris d’actuació. Aquest és el camí en aquest i en tant d’altres terrenys. Comptar amb tothom! 

I aquest és el camí que ha d’emprendre ara Catalunya, i l’elecció del Salvador com a candidat del PSC a la presidència de la Generalitat ens permet als catalans i les catalanes que volem recuperar la Catalunya triomfant, rica i plena, poder mirar el futur amb esperança i confiança. Ell és el revulsiu que els socialistes necessitàvem per aconseguir guanyar les eleccions del 14 de febrer. 

És hora que els catalans i catalanes tinguin un govern capaç de governar amb eficàcia, d’utilitzar de forma eficient les seves competències i recursos. Un govern capaç de cooperar amb altres administracions. Un govern per fer que Catalunya avanci i deixi de retrocedir, com ha passat aquests últims 10 anys de governs independentistes. Un bon govern que uneixi els catalans al voltant d’objectius compartits: la lluita contra la pandèmia, la reactivació econòmica, la justícia social, el feminisme, l’ecologia, l’equilibri territorial, la transparència i la qualitat de les institucions.

L’elecció de Salvador Illa com a candidat demostra que no ens resignem a ser segons o tercers, sinó que volem guanyar, que anem a totes.

Us ben asseguro que amb Salvador Illa encapçalant la nostra candidatura estem en bones mans. Tenim el millor candidat, amb les millor virtuts que s’espera d’un servidor públic: eficàcia, diligència, esperit crític i altura de mires. 

Tinc la sort de tenir-lo al costat com a company i com a amic. I ara, tots nosaltres, tenim la sort de fer possible que esdevingui el proper president de la Generalitat de Catalunya.

Ras i curt, Salvador Illa és el president que vull per al meu país. 

Salvador, amic, president, tens la paraula.

Intervenció davant el Consell Nacional del PSC proposant Salvador Illa com a candidat

INTERVENCIÓ DE MIQUEL ICETA DAVANT DEL CONSELL NACIONAL DEL PSC, 30.12.2020 

En el nostre país s’ha abusat molt de l’expressió de jornada històrica. Hi ha hagut moments en que n’hem tingut una o dues jornades històriques al mes. Jo no vull caure en l’exageració. Però, certament, avui celebrem el nostre Consell en una circumstància molt especial. Ho fem de forma híbrida, presencial i telemàtica, obligats per la maleïda pandèmia. Una pandèmia que hem començat a derrotar amb l’inici de la vacunació. 

Avui és un dia important perquè elegim les nostres candidatures a les eleccions del proper 14 de febrer, i el nostre candidat a la presidència de la Generalitat. 

El 14 de febrer ofereix a la societat catalana la possibilitat de passat pàgina al procés i obrir un capítol de progrés. Retrobant el millor de la nostra història, la de la Catalunya triomfant, la de la Catalunya del treball i l’emprenedoria, la de la Catalunya que fa recerca i promou innovació. La Catalunya que considera que l’educació i la cultura són palanques de progrés col·lectiu. La Catalunya inclusiva que ,com deia Tarradellas, és prou gran perquè hi càpiga tothom i prou petita com perquè no hi sobri ningú. La Catalunya de la Mancomunitat, de la Generalitat republicana, la de la represa, la de la transició, i la de la recuperació de l’autogovern. 

El socialisme català ha estat lligat de forma molt estreta al progrés del país, des de Rafael Campalans i Josep Comaposada, fins als alcaldes, alcaldesses, regidors i regidores d’avui, quin orgull que ens fa sentir la seva tasca quotidiana!, passant per Josep Rovira, Pep Jai, Ramon Fernández Jurado, Jordi Llimona, Maria Aurèlia Capmany, Juli Busquets, Paco Ramos, Josep Pallach, Enric Adroher Gironella, Alexandre Cirici, Carlos Barral, Oriol Martorell, Xavier Soto, Francesca Martín, Eduardo Martín Toval, Jordi Solé Tura, Antonio Santiburcio, Ernest Lluch, o Marta Mata. Són tants i tants noms que renuncio a citar-me més, tot i que cometi alguna injustícia. Però vull afegir-ne un més, el d’Àfrica Lorente. 

Sí, companys i companyes, som el partit de Joan Reventós, el partit entès com a instrument al servei de la unitat civil del nostre poble i dels anhels de la classe treballadora i els sectors populars. Com ens recordava sovint Raimon Obiols, existeix també el company partit, avui n’hauríem de dir també de la companya partit. Perquè es tracta d’un projecte col·lectiu basat en els valors i en el compromís de transformació i justícia social. Tinc l’enorme honor i l’enorme responsabilitat de ser el vostre primer secretari i, per tant, el primer obligat a mantenir la fidelitat a la nostra història i a mantenir vius els ideals que han il·luminat la tasca centenària del moviment obrer i socialista, del catalanisme federal i del reformisme socialdemòcrata. Sense oblidar de l’europeisme del qual avui Josep Borrell és l’exponent més destacat. 

I convé recordar sempre que els nostres valors, la nostra història i el nostre compromís ens obliguen a estar sempre a l’alçada. I és aquest sentiment el que em porta a traslladar-vos la proposta que he fet aquest mati a la Comissió Executiva del partit. He pres una decisió que és una decisió personal però que és, sobretot, una decisió política. 

Soc primer secretari del partit perquè en un determinat moment vaig sentir l’obligació de posar-me al davant en una fase crítica de la nostra història i he encapçalat amb tots i totes vosaltres la represa del projecte del socialisme català i la participació decisiva en la recuperació del socialisme espanyol impulsada per Pedro Sánchez. Puc sentir-me, podem sentir-nos tots i totes plegats, raonablement satisfets i satisfetes de la tasca iniciada l’any 2014. 

Però la feina és lluny d’haver acabat. Si arribés el dia en què la satisfacció o el cofoisme ens paralitzés i ens deixéssim portar per la inèrcia, estaríem traint l’esperit fundacional del PSC. I també per això us porto avui una proposta que es rebel·la contra la resignació, una proposta per aquells i aquelles que no es resignen, que no volen resignar-se a una Catalunya tancada en si mateixa i mediocre. Un país al que se li va prometre la independència i només ha obtingut incompetència i decadència. Un país en el que correm el risc que la paraula procés sigui per sempre més sinònim de retrocés. És hora de dir prou. 

Podem fer més, podem fer millor, podem recuperar el sentit d’excel·lència i de bona feina que ha fet gran Catalunya en molts moments de la nostra història. I podem decidir deixar enrere un procés eixorc i abraçar una nova etapa de prosperitat, de justícia social, d’equilibri territorial, d’ecologia, de feminisme i de bon govern. Podem decidir tenir un president que vulgui unir els catalans i que no es dediqui permanentment a dividir-los. Un president que porti al cap i al cor el país sencer i no només una meitat. 

I per això he decidit no deixar-me arrossegar per la inèrcia, i proposar-vos un nou combat. No una batalla per uns quants escons més, no una batalla per esdevenir la segona força política del país, sinó una batalla per guanyar les eleccions, per assolir la presidència de la Generalitat, perquè Catalunya recuperi el fil roig del progrés. Vull un nou president de la Generalitat socialista, capaç de seguir l’exemple dels presidents Maragall i Montilla. 

No hauria pogut arribar a aquesta determinació sense l’ajut de molta gent, gent que m’ha ajudat a reflexionar, de forma conscient o inconscient, per prendre la decisió més adequada. 

En primer lloc, la magnífica entesa amb Pedro Sánchez amb qui hem trenat una relació no sols política sinó d’una gran sintonia personal. Sense el seu ajut, el seu consell i la seva bona disposició no hagués pogut formular-vos avui aquesta proposta. 

Vull també destacar la tasca inestimable d’Eva Granados, del meu equip, l’Anna Maria, la Núria, la Loli i la Cristina. La capacitat de treball i la lleialtat de Victor Francos. La feina de’n José Luis, en Joaquín o el Jonatán. Vull destacar també la tasca d’un formidable grup parlamentari. Per això les llistes tenen un elevat grau de continuïtat. És just i necessari. I també l’acompanyament inestimable del conjunt de la Comissió Executiva del partit, a començar pel de la nostra presidenta Núria Marín.:ls alcaldes i alcaldesses, regidors i regidores, Federacions i Agrupacions. Em trobo amb força i ganes per seguir dirigint el partit. Però del que es tracta avui és d’elegir un futur president de la Generalitat. 

Mireu, les enquestes ens diuen que hi ha una àmplia majoria de catalans que consideren que el canvi és necessari, però que creuen també que el canvi que desitgen no és ara mateix possible. La nostra feina fonamental és, doncs, convèncer la majoria que el canvi que volen és possible. I això ho aconseguirem si demostrem que no ens resignem, que no ens deixem portar per la inèrcia, que posem per davant de tot l’interès del país. 

En la designació del nostre candidat hem de demostrar que volem guanyar, que volem governar, que volem presidir la Generalitat. Que anem a totes! 

I és per això que us proposo que oferim a la societat catalana no un candidat, sinó un president. El president Salvador Illa. 

Podria estalviar-me explicar quines característiques de Salvador Illa avalen la proposta, però no vull fer-ho. Massa sovint donem per fetes les coses, i elogiar una tasca que mereix elogi és una obligació. Portem gairebé un any en què en Salvador ens ha fet sentir especialment orgullosos i orgulloses en temps molt difícils. Ens ha ajudat també a demostrar que una altra forma de fer política és possible. 

Filòsof, bon gestor públic i polític de raça, de l’escola de Romà Planas, tarradellista de quan no n’hi havien tants… Va ser alcalde, i de la millor escola. Acumula una brillant experiència política i de gestió. És un polític rigorós, i la política demana gent seriosa que tingui com a nord el respecte a la ciutadania, a la llei i a les institucions. 

Salvador Illa és l’home que ha aconseguit que es comenci a practicar de veritat la cogovernança, el federalisme, l’autogovern i el govern compartit, vencent resistències i oferint col·laboració i lleialtat a tots els governs tinguin el color polític que tinguin. 

L’home tranquil en temps difícils, el gestor tenaç i perseverant, el polític dialogant i respectuós amb tothom amb un profund sentit institucional. 

Destaco la seva capacitat de gestió, la seva eficàcia, la seva diligència, el seu esperit crític, la seva altura de mires, i el compromís i la passió que posa en tot allò que fa. 

Salvador Illa és el president que vull pel meu país. 

Per això us proposo formalment, en representació de la Comissió Executiva del PSC que ho ha aprovat per unanimitat, que en les eleccions del proper 14 de febrer el company Salvador Illa encapçali la nostra candidatura per esdevenir, si els catalans i les catalanes així ho volen, el proper president de la Generalitat. 

Us ho demano pel PSC, però, sobretot, us ho demano per Catalunya! 

Moltes gràcies. 

Intervenció davant de la Comissió Executiva del PSC proposant Salvador Illa com a candidat

INTERVENCIÓ DE MIQUEL ICETA DAVANT LA COMISSIÓ EXECUTIVA DEL PSC, 30.12.2020 

Companys i companyes, 

Estem convocats i convocades avui aquí per proposar un candidat o candidata socialista a la presidència de la Generalitat. 

Un candidat o candidata que ha d’aspirar a guanyar les eleccions encapçalant un projecte col·lectiu que està recollit en el nostre programa electoral. 

I vull aprofitar aquesta ocasió per agrair novament l’Eva Granados per la feina d’impulsar l’elaboració del programa. 

Molts catalans volen un canvi, però fins ara no el veuen possible. 

Les enquestes ens diuen que les nostres expectatives milloren, però el nostre objectiu no són uns quants escons més, el nostre objectiu ha de ser guanyar les eleccions. 

El nostre objectiu no és ser la segona força política de Catalunya. El nostre objectiu és assolir la presidència de la Generalitat. 

Portem molt de temps proclamant que Catalunya necessita un canvi, i ara la nostra obligació és fer-lo realitat. 

I com a primer secretari del partit la meva obligació és proposar el millor candidat en l’actual conjuntura perquè els catalans i les catalanes percebin que el canvi és possible, que el tenim a tocar de dits. 

És el moment de demostrar que posem per davant de tot l’interès col·lectiu, l’interès del país. 

Cal que demostrem que volem guanyar, que volem governar, que volem presidir la Generalitat. Que anem a totes. 

I és per això que us proposo que oferim a la societat catalana no un candidat, sinó un president. El president Salvador Illa. 

Proposo formalment que en aquestes eleccions el company Salvador Illa encapçali les nostres candidatures per esdevenir el proper president de la Generalitat. 

M’heu donat suport sempre com a primer secretari. Us demano que doneu suport a aquesta proposta per tal que el Consell Nacional pugui ratificar-la. 

Fem Salvador Illa president! 

Us ho demano pel PSC però, sobretot, us ho demano per Catalunya! 

Moltes gràcies.